miércoles, 13 de julio de 2011

Manifiesto para el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero

                                              

Manifiesto para el quebrantamiento

de la servidumbre del interés del dinero

 

El mammonismo es la grave enfermedad que todo lo alcanza e invade, de la cual padece nuestro actual mundo civilizado y, mas aun, toda la humanidad.  Es una epidemia devastadora, como un veneno corrosivo, que ha hecho presa de todos los pueblos de la tierra.

Por mammonismo ha de entenderse: por una parte, el poder mundial del dinero, la potencia financiera supraestatal reinante por sobre el derecho de autodeterminación de los pueblos, la así llamada internacional dorada[1] y, por otra parte, una disposición del espíritu que se ha adueñado de amplios círculos populares: el ansia de lucro insaciable, una concepción de la vida orientada exclusivamente a los valores materiales, que ya ha conducido y continuara conduciendo a una alarmante caída de todas las normas morales.  Esta cosmovisión llevada al paroxismo esta corporizada en la plutocracia internacional.

La principal fuente de energía del mammonismo es la que proviene, sin esfuerzo y sin creación de bienes, del interés.  De la idea del préstamo a interés, totalmente inmoral, ha nacido la internacional dorada. La disposición espiritual y ética surgida de la avidez por el interés y la usura de cualquier índole ha tenido como consecuencia una impresionante descomposición y corrupción de la burguesía.

La tesis del préstamo a interés es el invento diabólico del gran capital.  Solo ella posibilita la indolente vida de zángano de una minoría de poderosos del dinero[2], a costa de los pueblos creadores y de su capacidad de trabajo; es ella quien llevado a los contrastes abismales, inconciliables, al odio de clases, del que nace la guerra civil y la lucha fratricida.  El único remedio, el remedio radical para la curación de la humanidad sufriente es:

El quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero


El quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero significa la única posible y definitiva liberación del trabajo productor de las potencias del dinero que dominan secretamente el orbe[3].  El quebrantamiento de la servidumbre del interés significa la restauración de la libre personalidad, la salvación del hombre de la esclavización y también de la fascinación mágica en que su alma fue enredada por el mammonismo. Quien quiera combatir el capitalismo debe quebrar la servidumbre del interés.

¿Por donde debe comenzar el quebrantamiento de la servidumbre del interés? 

 Por el capital prestamista. 

¿Por que?

Porque el capital prestamista es tan infinitamente superior frente a todo gran capital industrial, que las grandes potencias del dinero solo pueden ser combatidas eficientemente mediante el quebrantamiento de la servidumbre del interés del capital prestamista. 20:1 es la relación del capital prestamista con respecto al gran capital industrial[4]. Mas de 12.000 millones de intereses para el capital prestamista debe reunir el pueblo alemán anualmente bajo forma de impuestos directos e indirectos, de alquileres y alza del costo de la vida, mientras que hasta en los años de mejor posición del país en la guerra, la suma total de todos los dividendos repartidos por las sociedades anónimas alemanas importo solamente 1.000 millones. Superior a toda posibilidad de cálculo humano es el crecimiento aluvional del capital prestamista por la permanente, ilimitada y fácil influencia de bienes en concepto de interés y de interés de los intereses[5].  ¿Que resultado trae aparejado el quebrantamiento de la servidumbre del interés para el pueblo trabajador de Alemania y para los proletarios de todos los países de la tierra?

El quebrantamiento de la servidumbre del interés nos da la posibilidad de abolir todos los impuestos directos o indirectos. Oídlo, hombres creadores de valores de todos los países, de todos los estados y continentes: todos los recursos estatales que provienen de fuentes directas e indirectas van a parar íntegramente a los bolsillos del gran capital prestamista.  Las rentas de todas las empresas estatales que producen utilidades, como el correo, el telégrafo, el ferrocarril, las minas, los bosques, etc., alcanzan completamente para poder costear todos los necesarios objetivos estatales en las áreas de educación, cultura, justicia, administración publica, previsión social, etc.

De modo que no habrá autentico socialismo ni se obtendrá autentico beneficio alguno para la humanidad mientras los productos de las empresas económico-comunitarias sigan sujetos a tributo frente al gran capital prestamista[6].

Por eso, reclamamos por lo pronto, como ley básica estatal para los pueblos alemanes, y luego como ley fundamental para todos aquellos pueblos hermanos que quieren formar con nosotros una comunidad cultural de naciones, lo siguiente:

1- El empréstito de guerra, así como todas las demás obligaciones del Reich Alemán, así como todas las demás obligaciones de los estados federales alemanes, en especial los empréstitos ferroviarios, además de las obligaciones de todos los entes de administración autónoma deben ser declarados, bajo derogación del tributo de interés, moneda legal al importe nominal, o bien convertidas en haberes bancarios.

2- En todos los demás documentos de interés fijo, títulos hipotecarios, obligaciones industriales, etc., el tributo de interés será reemplazado por la obligación de reembolso; al cabo de 20 a 25 años por lo tanto, según el tipo de interés, el capital prestado habrá sido reembolsado y la deuda cancelada.

3- Todas las deudas inmobiliarias (hipotecas, etc.), serán reembolsadas como hasta ahora, por cuotas conforme a los gravámenes asentados en el registro de la propiedad. El patrimonio de esta manera deshipotecado, en casas y bienes raíces, llega a ser porcentualmente propiedad del estado o del ente de administración autónoma. En esta forma el estado es puesto en situación de fijar y rebajar los alquileres.

4- La totalidad de las finanzas están subordinadas al fisco. De igual manera todos los bancos privados, las cajas de cheques postales, de ahorro y mutualidades de crédito, dependerán del estado[7].

5- Todo crédito real será otorgado solo a través del banco estatal[8]. La facultad de otorgar créditos personales y en mercaderías corresponderá a entidades privadas cuyas concesiones otorgara el estado, quien ejercerá su controlador, determinara las zonas en que las mismas desarrollaran sus actividades y, además, estructurara su régimen de funcionamiento.

6- Los valores de dividendo son cancelados de la misma manera que los documentos de interés fijo en cuotas anuales del 5%, los excedentes de rentas gananciales son saldados en parte como indemnización por capital “arriesgado” (en oposición a los documentos de interés fijo y los de colocación segura) a los accionistas, mientras que el ulterior excedente, en razón del derecho independiente de los trabajadores o bien distribuido socialmente o empleado para la reducción de los precios de los productos.

7- A todas las personas que posean acciones y que por razones de salud (edad avanzada, enfermedad, incapacidad para el trabajo manual o intelectual, etc.) No estén en condiciones de ganarse el sustento, se le continuaran pagando los montos de los intereses vigentes a la fecha o como incluso les serán incrementados de acuerdo al nivel de vida en carácter de haberes vitalicios contra entrega de los títulos.

8- Con la finalidad de reducir la inflación existente por medios legales de pago, se realizara una confiscación general de bienes en forma gradual en títulos del empréstito de guerra u otros títulos de deuda del Reich o de los estados. Estos documentos pasaran a ser maculatura.

9- Mediante una intensa campaña de esclarecimiento se pondrá en evidencia al pueblo que el dinero no es ni debe ser otra cosa sino un bono por trabajo efectuado; que toda economía altamente desarrollada necesita del dinero como medio de intercambio, pero que con esto queda cumplida la función del dinero, y que de ninguna manera le debe ser conferido al dinero, mediante el interés, un poder sobrenatural de crecer por si mismo a costa del trabajo productivo.

¿Por que todo esto, que es tan natural y lógico que debe calificarse de huevo de Colón para la cuestión social, hasta ahora no lo hemos alcanzado?  Porque en nuestra ceguera mammonistica no hemos visto que el concepto de la santidad del interés es un colosal auto-engaño, que el evangelio del préstamo a interés, fuera del cual no hay salvación, ha atrapado todo nuestro pensar en las redes áureas de la plutocracia internacional. Porque hemos olvidado y deliberadamente somos mantenidos por los omnipotentes poderes del dinero en la ignorancia de que, con excepción de unos pocos potentados, el interés presuntamente tan hermoso y tan apreciado por los irreflexivos es consumido llanamente por los impuestos. Toda nuestra legislación impositiva es y seguirá siendo, mientras no logremos la liberación de la servidumbre del interés, solo una obligación tributaria frente al gran capital y no, como a veces nos lo imaginamos, un sacrificio voluntario para la realización de los servicios comunitarios[9].  De ahí que la liberación del la servidumbre del interés del dinero es la consigna clave para la revolución mundial, para la liberación del trabajo productivo de las cadenas de las potencias del dinero supraestatales.

Desarrollo y fundamentación

Las conquistas de la revolución no existen.

Estamos en medio de una de las crisis mas severas que nuestro pobre pueblo debe superar en su pesarosa historia. Gravemente enfermo esta nuestro pueblo, gravemente enfermo esta todo el mundo.  ¡Desamparados balbucean los pueblos! Un ardiente ansia, un clamor por la salvación pasa a través de las masas. Con risas y bailes, con cinematógrafos y desfiles, se trata de engañar al pueblo para que olvide su lamentable destino. Engañarlo sobre sus esperanzas traicionadas, engañarlo sobre la profunda herida interna, por la terrible desilusión de lo que tan graciosa y torpemente se designa como “conquistas de la revolución”[10]. ¡Cuan distinto se había imaginado todo esto! ¡Cuan distinto sonaban aquellas hermosas promesas! Oro luciente parecía ser lo que allí se esperaba poder recoger de noche en la tenebrosidad de nuestro derrumbe militar y que ahora, iluminando el día gris, ¡el hallazgo no son mas que pedacitos de madera podrida! Ahora nos hallamos desconcertados: por esos pedacitos de madera podrida, que en la noche habían relucido tan hermosamente, hemos tirado todo lo que hasta ese momento nos había sido preciado y valioso, y nos hemos atiborrado todos los bolsillos con ese lamentable hallazgo[11]. No es de extrañar que precisamente los más pobres de los pobres sean presa de la furia de la desaparición y llenos de ira incontrolable acometan furibundos a sus propios hermanos, tratando de destruir, en su profundo anhelo de salvación, lo que se les interpone en el camino.

 A la locura debe llevarnos este estado en que la inconsciencia y la estulticia excitan aun más al pueblo. Y adonde conduce esta locura lo vemos en la Rusia bolchevique. La socialización como se llama en Rusia la estatización, ha probado ser un error, proclama Lenin muy tranquilo. La economía esta destruida, el poder adquisitivo es nulo, los intelectuales han sido asesinados, los obreros no tienen pan. Cunde la desesperación en todo el pueblo; solo el terror sangriento apuntalado por bandas mercenarias chinas y letonas, son capaces de proteger a los tiranos rojos de la venganza del pueblo desengañado.  También nosotros terminaremos en ese camino si continuamos dejando que el gobierno siga en manos de los especuladores internacionales, de los partidos demoliberales, representantes de la burguesía expoliadora y de los miembros de una raza extraña a la esencia del pueblo alemán. ¿Como se llamaban todas esas hermosas palabras que se nos susurraba al oído? Paz, concordia, liga de las naciones, parlamentarismo, socialismo, aniquilamiento del capitalismo, liberación del militarismo y como puedan llamarse todas las bellas frases-impactos. Un nuevo pueblo libre habría de renacer, determinando, el mismo, su destino. Nada de eso se hizo realidad, no pudo hacerse realidad, no podrá jamás hacerse realidad.  Hay que analizar con la mayor seriedad todas estas manifestaciones, y todos estos slogans. Debemos examinar a conciencia como un medico inteligente y afectuoso, los síntomas patológicos para descubrir el actual estado del enfermo, no escatimando esfuerzos para comprobar de donde proviene esta grave y crítica enfermedad:

Mammonismo se llama la enfermedad de nuestro tiempo.

¿Que es el mammonismo?

El mammonismo es una afección económica y moral. Mammonismo es el imperio siniestro e invencible de las grandes fuerzas internacionales del dinero. Pero mammonismo es también, como ya dijimos, una disposición del espíritu; es la adoración de estos poderes del dinero por parte de todos aquellos que están infestados por el veneno mammonistico. Mammonismo es la exageración desmedida del instinto adquisitivo, en si sano, del ser humano. Mammonismo es la avidez del dinero tornada locura, que no conoce meta mas alta que amontonar dinero sobre dinero, que con una brutalidad sin parangón trata de forzar a todas las energías del mundo a su servicio y conduce a la esclavización económica, a la explotación de la fuerza productora de todos los pueblos de la tierra.  Mammonismo es un estado del espíritu que ha llevado a una declinación de todos los conceptos éticos. El mammonismo considerado como fenómeno mundial es equiparable al egoísmo brutal y desconsiderado del individuo.  Mammonismo es el espíritu de la codicia, del despotismo absoluto, el principio del pensamiento orientado exclusivamente a apropiarse con rapacidad de todos los bienes y tesoros del mundo; es, en su esencia mas profunda, la religión del tipo humano que esta orientado puramente a lo terrenal. El mammonismo es exactamente lo contrario de socialismo.  Socialismo, concebido como la mas alta idea moral, como idea de que el ser humano no esta para si, solo sobre la tierra, que todo ser humano tiene deberes para con la comunidad, y también para con toda la humanidad, y no solo eso, sino que es responsable del bienestar actual de su familia y de su estirpe, y que también tiene obligaciones éticas insoslayables frente al futuro de sus hijos y de su pueblo.

Más concretamente, debemos ver en el mammonismo el deliberado juego acordado por los grandes capitalistas ávidos de poder sobre todos los pueblos.

Los grandes poderosos del dinero están, por cierto, como ultima fuerza impulsora detrás del imperialismo anglo-americano que abarca el mundo; así es, no de otra manera. Las grandes potencias del dinero efectivamente han financiado la horrible matanza de seres humanos de la guerra mundial. Las grandes potencias del dinero ciertamente, como propietarias de todos los grandes periódicos, han envuelto al mundo en una red de mentiras. Han excitado con placer todas las pasiones bajas; han cultivado cuidadosamente los anhelos absurdos y las utopías: llevo al aproxísmo, mediante una hábil propaganda, la idea de revancha francesa, ha nutrido la idea paneslávica, la presunción de gran potencia serbia, en fin, el afán de prestigio de estos estados. Como corolario se produjo el incendio mundial. También entre nosotros, en Alemania, el espíritu del mammonismo, que solo quiso conocer cifras de exportación, riqueza nacional, expansión, proyectos de la gran banca, financiación internacional, etc., ha conducido a una ruina de la moral publica, al hundimiento de nuestros círculos dirigentes en el materialismo y el ansia de placer, a un achatamiento de la vida nacional, factores todos que son culpables del terrible derrumbe.  Con asombro debemos preguntarnos ¿de donde el mammonismo, de donde el gran capital internacional saca su poder irresistible? No puede pasar desapercibido que la cooperación internacional de las grandes potencias del dinero representa un fenómeno totalmente nuevo sin paralelo en la historia.  Las obligaciones internacionales de naturaleza monetaria eran prácticamente desconocidas. Recién con la economía mundial naciente, con el tráfico mundial, se impuso la idea de la economía del interés internacional, y aquí tocamos la raíz mas profunda. Aquí hemos dado con la fuerte de energía más intima, de la cual la internacional dorada recibe su fuerza irresistible[12].

El interés es la fuente de energía del gran capital.

Es el interés, la afluencia de bienes sin esfuerzo y sin fin, la posesión de dinero sin ninguna clase de trabajo, lo que ha hecho crecer las grandes potencias del dinero. El interés prestamista es el principio criminal del cual se genera la internacional dorada[13]. En todas partes y por doquier el capital prestamista se ha prendido como ventosa. Con tentáculos de pulpo, el mecanismo de la usura capitalista envuelve a asfixia a todos los estados y a todos los pueblos del mundo.

Obligaciones estatales, empréstitos estatales, empréstitos ferroviarios, empréstitos de guerra, hipotecas, cedulas hipotecarias, en suma, títulos de prestamos de diversa índole han envuelto a toda nuestra vida económica de un modo tal que ahora los pueblos del mundo se agitan indefensos en las redes doradas. En obsequio del principio del interés, una concepción social fundamentalmente errónea según la cual toda propiedad tiene derecho a renta, nos hemos puesto en la servidumbre del interés del dinero. No se puede proporcionar ningún argumento racional verdaderamente irrebatible de que la pura posesión de dinero proporcione derecho a una permanente renta de interés.

El interés es inmoral.

Esta resistencia interna contra el interés y la renta de todo tipo sin el agregado de trabajo creador, se extiende a través de la vida espiritual de todos los pueblos y de todas las épocas. Pero nunca esta profunda e íntima resistencia contra el poder del dinero ha cobrado tan clara conciencia en los pueblos como en nuestro tiempo. Nunca el mammonismo ha reinado ha reinado en una forma tan universal en el mundo. Nunca como ahora ha puesto a su servicio toda la bajeza, la avidez del poder, la sed de venganza, el ansia de riquezas, la envidia y la mentira de una manera tan astutamente encubierta y sin embargo brutalmente apremiante como ahora. La guerra mundial en el fondo encierra una de las magnas disyuntivas del proceso evolutivo de la humanidad, ha sido y será la lucha decisiva para determinar si en el futuro ha de fijar los destinos del mundo la cosmovisión mammonistica-materialista o la cosmovisión socialista-aristocrática.

El bolcheviquismo es un medio falso de la reacción antimammonistica.

Externamente ha vencido por ahora, sin duda, la coalición mammonistica anglo-americana. Como supuesta reacción contra ella se ha levantado en el este el bolcheviquismo. Los métodos que el bolcheviquismo intento aplicar son, por cierto, intentos de abstrusas curas forzosas. Son la tentativa de auxiliar a un enfermo que padece de intoxicación interna mediante la amputación con bisturí de la cabeza, brazos y piernas.  A esta furia del bolcheviquismo, a esta subversión insensata debemos oponer un pensamiento nuevo y orgánico que unifique vigorosamente a todas las clases productoras, para expulsar la sustancia venenosa que ha enfermado al mundo.

Este medio los veo en el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero.

Tres son los factores que demuestran que el sistema de interés del capital prestamista es la autentica, la verdadera causa de nuestra miseria financiera.

En Alemania tenemos 250 mil millones de capital prestamista.

Primero: la gigantesca desproporción del capital prestamista de interés fijo, o sea del capital que sin el agregado de trabajo productivo crece por si mismo y además sigue creciendo eternamente. Este capital prestamista ya ha alcanzado entre nosotros en Alemania una altura que podría fijarse sin exageración alguna en 250.000 millones[14]. A esta enorme suma solo se opone como capital de explotación industrial de la totalidad de nuestra industria alemana, la cantidad de 11,8 mil millones. Se agregan además los 3,5 mil millones de capital de las 16.000 sociedades anónimas industriales, por lo que hemos de consignar en conjunto solo alrededor de 15 mil millones de capital industrial total. 20:1[15] es la primera constatación fundamental. Esta constatación expresa que todas las medidas que se ocupan de los problemas financieros de máximo nivel deben alcanzar respecto al capital prestamista un grado veinte veces mayor que con relación a las medidas que se dirigen contra el gran capital industrial.

Alemania paga anualmente 12,5 mil millones de intereses por préstamo[16].

Segundo: el interés de los antedichos capitales prestamistas fijados en 250 mil millones importa considerado en forma general por año, por tiempo indeterminado, alrededor de 12,5 mil millones. La suma total de todos los dividendos repartidos en el año 1915 alcanzo en el año 1916, aproximadamente a mil millones de marcos. En los decenios precedentes esta cifra fue en término medio de alrededor de 600 millones. Es de presumir que en los últimos años de guerra se haya elevado aun considerablemente, pero, por el contrario, acusara en el corriente año una caída tanto mayor.  La rentabilidad promedio de todas las S.A. Alemanas fue del 8,21%; o sea solo alrededor de 3,5% más elevada que la renta promedio de los valores de empréstito de interés fijo.
Repito: por consiguiente, alrededor de 12,5 mil millones tendrá que pagar en el futuro el pueblo alemán para los diversos intereses eternos del gran capital prestamista, mientras que el rendimiento del capital industrial fue en el año de coyuntura máxima de 1916, mil millones, en tiempos de coyuntura no perturbada solo de 0,6 mil millones, es decir, que también aquí vemos nuevamente una relación de las magnitudes de 20:1 hasta 12:1.

El gran capital prestamista crece a modo de alud, ilimitadamente.

El tercer y más peligroso factor es el enorme crecimiento del gran capital prestamista en concepto de interés e interés de los intereses que supera toda nuestra capacidad de análisis y asombro[17]. Aquí debo explayarme algo más y espero explicar el problema mediante una pequeña incursión a la matemática superior. Por de pronto, algunos ejemplos.  La grandiosa historia del invento del juego de ajedrez es conocida. Rico rey indio Sherham concedió al inventor del real juego, en agradecimiento, el cumplimiento de una petición. Esta consistió en que el rey de diera sobre la primera casilla del tablero de ajedrez un grano de trigo, sobre la segunda dos, sobre la tercera cuatro, y así siempre sobre la casilla siguiente la cantidad doble de la casilla anterior. El rey se sonrió ante la aparente modesta solicitud del sabio y dio orden de traer una bolsa de trigo para repartir a cada casilla los granos de trigo. Se sabe que el cumplimiento de este deseo era imposible aun para el príncipe más rico del mundo. Todas las cosechas del mundo, en mil años, no alcanzarían a llenar los 64 casilleros del tablero de ajedrez.

Otro ejemplo: muchos recordaran aun, de la época escolar, los sufrimientos que producían los cálculos de interés compuestos; por ejemplo, como se multiplica un penique que en la época del nacimiento de cristo, fue convertido a interés de intereses, de tal manera que se duplica cada 15 años. En el año 15 después del nacimiento de cristo el penique ha crecido a 2 peniques, en el año 30 d. C. A 4 peniques, en el año 45 d. C. A 8 peniques, etc. Los menos recordaran que valor representaría hoy en día este penique. Todo nuestro planeta de oro puro, macizo, nuestro sol, que es 1.297.000 veces más grandes que nuestro globo terráqueo, todos nuestros planetas al rojo ígneo de oro, no bastarían para expresar el valor de este penique invertido a interés de intereses.

Un tercer ejemplo: la fortuna de la casa Rothschild, las más antigua de la plutocracia internacional, se calcula actualmente en unos 40 mil millones.  Es sabido que el viejo Anschelm Mayer Rothschild coloco la base para la gigantesca fortuna de su casa en Francfort alrededor del año 1800, sin poseer una importante fortuna propia, simplemente, mediante el préstamo de los millones que el landgrave Guillermo I de Hesse, le había entregado en custodia.

Si en el caso de Rothschild el crecimiento del dinero por interés e intereses de intereses se hubiera realizado solo en el ritmo modesto del caso del penique, la curva no hubiera sido tan empinada. Pero suponiendo que el acrecentamiento del caudal de la fortuna integral de los Rothschild continua ahora al ritmo del penique, entonces las fortuna de los Rothschild sobrepasaría en el año 1935 los 80 mil millones, en 1950 los 160 mil millones, en 1965 los 320 mil millones , y con ello el patrimonio nacional alemán en su totalidad.

De estos tres ejemplos se puede deducir una ley matemática. La curva que expresa la ascensión de la fortuna de Rothschild, la curva que se puede deducir del numero de granos de trigo del tablero de ajedrez, así como aquella que indica la multiplicación del penique colocado a interés de intereses, son simples curvas matemáticas. Todas estas curvas tienen el mismo carácter. Después de un ascenso inicial modesto y lento, la curva se vuelve más y más empinada desarrollándose sin solución de continuidad, infinitamente.

El desarrollo del capital industrial es limitado.

Muy distinto, por el contrario, acaece con la curva de los capitales de la industria. Desarrolladas también, generalmente, sobre modestas bases, se evidencia pronto un vigoroso ascenso de las curvas, hasta que ha sido alcanzada una cierta saturación del capital. A partir de este punto, las curvas transcurren más planas y probablemente decaerán algo, por lo general, en las distintas industrias cuando nuevos inventos conduzcan a la desvalorización de plantas fabriles, maquinas, etc[18].  Solo quisiera escoger aquí un ejemplo: el desarrollo de la fábrica de Krupp. En 1826 murió el viejo Krupp casi sin fortuna. En 1885 Alfred Krupp recibió su primer encargo de 32 cañones por parte del gobierno egipcio. En 1872 Krupp ya ocupaba 12.000 obreros. En 1903 la señora Berta Krupp vendió todas las fabricas e instalaciones por 160 millones a la Alfred Krupp S.A..  Hoy en día el capital en acciones suma 250 millones de marcos oro. ¿Que es lo que el nombre Krupp encierra para nosotros los alemanes? El punto álgido de nuestro desarrollo industrial. El primer constructor de cañones del mundo. Una cantidad enorme de rendimiento de trabajo tenaz, consecuente, intenso. Para cientos de miles de nuestros compatriotas la empresa Krupp significo pan y trabajo. Para nuestro pueblo, defensa y armas, y sin embargo, es un enano frente a los miles de millones de millones de Rothschild. ¿Que significa el crecimiento de la fortuna de Krupp en una centuria frente a la expansión de la fortuna de Rothschild del interés e interés de intereses mediante el acrecentamiento del valor ilimitado y sin esfuerzo? Nada nos muestra con mayor claridad la profunda diferencia esencial entre capital prestamista y capital industrial[19]. Nada nos puede hacer más clara la diferencia entre los efectos devastadores del interés prestamista y las ganancias de capitales empresariales colocados con riesgo en grandiosas realizaciones industriales, que esta confrontación.  No puede ser recalcado suficientemente que el reconocimiento de las leyes matemáticas en que se desenvuelve el ritmo del crecimiento del capital prestamista y del capital industrial nos muestran el claro camino donde debe ser aplicada la palanca para una revolución de nuestra desconcertada economía nacional. Reconocemos claramente que no es el capital sino el capitalismo el flagelo de la humanidad[20]. ¡El ansia de interés insaciable del gran capital prestamista es la maldición de toda la humanidad trabajadora!

Ocho multimillonarios tienen tantos ingresos como 38 millones de alemanes.

El capital de la casa de Rothschild se estima hoy en 40 mil millones. La fortuna de los multimillonarios de la alta finanza norteamericana, los señores Kuhn, Löeb, Schiff, Speyer, Morgan, Vanderbilt y Astor, se estimaba en conjunto, en por lo menos 60 0 70 mil millones; con un rédito del 5% de interés significa un ingreso para estas 8 familias de 5-6 mil millones, esto es aproximadamente tanto como las entradas anuales del 75% de los contribuyentes de Prusia en 1912, de acuerdo a las investigaciones de Helfferich (eran entonces aproximadamente 21.000.000 los censados). El 75% de ello equivale a aproximadamente 15.000.000. A cada censado corresponden en término medio 1,56 familiares, de ahí 23 millones de familiares).  Alrededor de 38.000.000 de alemanes, por ende, han debido vivir de lo que los multimillonarios arriba mencionados tienen de ingresos anuales.

Ciertamente los multimillonarios norteamericanos no son puros capitalistas. Prestamistas en el sentido en que lo es la casa Rothschild, etc., tampoco. Quiero discutir si los multimillonarios norteamericanos son“multimillonarios de 100 millones de dólares” o auténticos “millonarios de 1.000 millones de marcos”; en el primer caso habría, pues, que adicionar otra docena o dos de ceros. O tomemos en seguida los “300” de Athenau, entonces nuestra lista seguramente esta en orden. Es que aquí no importa dar una cifra exacta, pero la relación reconocida de 300 a 38.000.000 abre los ojos sobre la tiranía del capital prestamista internacional.  Por eso debemos sacudir de un tirón estas terribles ligaduras que sofocan todo trabajo laborioso, urge quitar al dinero el poder de generar y volver a generar siempre de nuevo intereses hasta que toda la humanidad se haya vuelto enteramente tributaria del capital prestamista internacional.  Estos tres puntos son, por consiguiente, los que por primera vez nos ponen en claro donde ha de ser aplicada eficazmente la palanca para superar nuestra penuria financiera interna.

Mediante el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero puede ser eliminada de un golpe toda la miseria financiera; de repente volvemos a sentir nuevamente tierra firme bajo los pies; de una vez habremos de ver claro que con esta desdichada economía prestamista nos hemos mentido a nosotros mismos en forma verdaderamente grotesca.

El empréstito de guerra fue una estafa mammonistica

¡Que otra cosa es el capital prestamista sino deudas! ¡El capital prestamista es deuda! Esto no se puede repetir demasiadas veces. ¡Que desvarío es, cuando el pueblo alemán en su totalidad ha pedido prestado para su guerra 150 mil millones; se ha prometido a si mismo una renta de interés de 7,5 mil millones, y ahora se encuentra en el apuro lógico desde el comienzo de recaudar estos 7,5 millones de si mismo bajo forma de impuestos sencillamente fantásticos! Lo trágico en este autoengaño es, sin embargo, menos la insensatez de todo este asunto del empréstito de guerra, del cual hemos hecho siempre tanto alarde frente al exterior, cuanto mas bien el hecho de que solamente un numero relativamente pequeño de grandes capitalistas saca un provecho inmenso de ello y que todo el pueblo trabajador, inclusive los empresarios medianos y pequeños, como también inclusive el comercio, los profesionales y la industria deben pagar los intereses[21]. Y aquí se pone de manifiesto la faz política de este pensamiento. Aquí podemos reconocer que efectivamente el gran capital prestamista y solo este es la maldición de toda la humanidad trabajadora.  Se puede torcer y dar vuelta la cosa como se quiera, siempre es la masa de todos los productores la que en ultimo termino debe responder de los intereses del capital usurario. Ya sea bajo forma de impuestos directos, sellos, contribuciones u otras cargas, siempre es el pueblo trabajador el engañado y el gran capital usufructuario.

La santidad del interés es la superstición del mammonismo.

Es bien sorprendente ver como la ideología marxista desde Marx y Engels comenzando por el manifiesto comunista y subiendo hasta el programa de Erfurt (especialmente Kautzky), y también los actuales mandatarios “socialistas”, se detienen como a voz de mando ante los intereses del capital prestamista. La santidad del interés es el tabú; el interés es lo mas sacrosanto; sacudirlo no lo ha osado nunca nadie; mientras la propiedad, la nobleza, la seguridad de la persona y de los bienes, los derechos de la corona, las convicciones religiosas, el honor castrense, la patria y la libertad están puestos mas o menos fuera de la ley, el interés es sagrado e intocable, el interés es el “nolime tangere”. El rédito del interés de la deuda del Reich es el alfa y omega del presupuesto estatal.  Su peso gigantesco arrastra la nave estatal al abismo, es un enorme engaño, fraguado pura y exclusivamente en beneficio de las grandes potencias del dinero[22].
Quiero referirme ya aquí someramente a las objeciones que serán consideradas mas adelante, referente a los pequeños rentistas, para que el pensamiento no quede detenido allí. Estos no hacen al caso en la consideración de las cuestiones más grandes y es absolutamente lógico y natural que para estos habrán de tenerse en cuenta indemnizaciones mediante el más amplio desarrollo de la previsión social.  Estafa dije, ¡estafa del interés! Una palabra dura. Pero si esta palabra, que posiblemente fue la más usada durante la guerra en la campaña y en la patria, tiene justificación, entonces tiene esta justificación sobre todo para la estafa del interés.

¿Que sucedió con los empréstitos de guerra? El Reich saco de los bolsillos del pueblo con los primeros 5 mil millones, los ahorros realmente existentes. El dinero refluyo. Luego vino el nuevo empréstito y aspiro otra vez el dinero y, además, los últimos restos de los ahorros. Y nuevamente vino la bomba y aspiro los miles de millones y otra vez refluyeron hasta que, felizmente habiendo sido repetido este hermoso juego nueve veces, el Reich hizo 100 mil millones de deudas[23].

A cambio el pueblo, por cierto, tuvo en manos 100 mil millones de papel bellamente impreso. Primero nos hicimos la ilusión de que nos habíamos vuelto tanto mas ricos, pero luego vino el estado y dijo: “estoy frente a la bancarrota”.

Pero, ¿porque?, yo mismo no puedo estar en quiebra por más veces que cambie mi billete de cien marcos del bolsillo derecho al bolsillo izquierdo del pantalón, seria sin duda la máxima insensatez si aun manifestamos la insensatez de nuestra acción del empréstito de guerra, declarándonos en bancarrota.

¡Quebremos la servidumbre del interés del dinero¡ declaremos los títulos de los empréstitos de guerra bajo derogación de los intereses medios de pago legales, y como la nieve de marzo ante el sol, la pesadilla de la bancarrota del estado nos abandonara.

La supresión del pago de interés no es una bancarrota estatal disimulada.

Se me dijo que la supresión del pago de interés es una bancarrota estatal disimulada. No ¡esto no es verdad!, el fantasma de la bancarrota estatal es, en efecto, solo un ogro de cuentos infantiles, inventado por las potencias mammonisticas[24].

El libro de Fr. Röhr, “Was jeder vom staatsbankerott wissen muss”, (lo que todos deben saber de la bancarrota estatal), se mueve absolutamente dentro de conceptos mammonisticos, y a pesar de que el autor en general reconoce claramente los daños económicos que nos amenazan por la estatización, por mas que señala enérgica y acertadamente que al fin de cuentas solo nos puede salvar una reconstrucción de nuestra economía, de la superstición, de la santidad del interés no logra desprenderse y pinta por consiguiente la bancarrota estatal, en interés del mammonismo, como una terrible catástrofe.
Es interesante seguir de cerca como Röhr, a pesar de la enseñanza histórica contraria, no puede liberarse de esta idea, y señala en su epilogo:

si la aniquiladora catástrofe económica no puede ser evitada, nadie quedara preservado de ella”.

Mientras que en la pagina 81 admite que las consecuencias de desgobiernos financiero-estatales han sido equilibradas en parte muy rápidamente y, en la pagina 68, “como quiera que sea es un hecho que Rusia (en el ultimo siglo) supero estas crisis monetarias sin trastornos permanentes”.

La bancarrota estatal es la salvación de la economía nacional.

En la pagina 76 dice Röhr al investigar los efectos de la bancarrota estatal: que de un modo general se produjeron profundas perturbaciones económicas, etc., pero que ni la destrucción del estado ni de sus fuerzas económicas ha sido causado por ello. Que por el contrario dable observar con bastante frecuencia una pronta revitalización de la economía nacional y un saneamiento de las finanzas estatales. Cuando el autor continua luego tres renglones mas abajo, que la bancarrota estatal significa incondicionalmente una catástrofe económica, que acarreara una inmensa miseria, lamento no poder seguir este razonamiento.  Pero volvamos a nuestro análisis. ¿Que será mas honesto? ¿Hablar farisaicamente de la intocabilidad de los empréstitos de guerra y oprimir simultáneamente al pueblo con un inaudito gravamen impositivo? Si un ministro de finanzas tuviera el coraje de presentarse francamente ante el pueblo y declarar: “no puedo pagar los intereses por los empréstitos de guerra a menos si los recaudo de vosotros mediante impuestos; durante la guerra he necesitado imprescindiblemente dinero, algo mas inteligente, como hizo Inglaterra, no se me ocurrió y así cometí el engaño con los empréstitos de guerra de elevada renta de interés. Perdona, pues, querido pueblo, en resumidas cuentas fue por ti, pero no sigamos jugando a las escondidas, yo, el estado, no pago ya más interés y tu contribuyente, no necesitas pagar impuestos para el pago de estos intereses. Esto simplifica esencialmente nuestros negocios, nos ahorramos el formidable aparato impositivo e igualmente el formidable aparato del servicio de intereses, por lo tanto una inmensidad de dinero y fuerza laboral”.  Me he detenido mucho en el descubrimiento de este fraude, pero considero que es absolutamente fundamental no perder aquí la visión del conjunto en ningún momento.

El circulo de personas que serian los damnificados, digamos aquellos que han recaudado mas de 30.000 marcos de renta del capital conforme a sus declaraciones impositivas son, de acuerdo con las declaraciones impositivas bavaras, 882 personas, lo que representa solo el 0,4% de los contribuyentes. En toda Alemania por consiguiente unos 10.000 (los 10.000 de arriba), (anuario estadístico bavaro 1913).  Nos pondremos en claro ahora con toda brevedad sobre los aspectos mas importantes de esta revolucionaria exigencia y, por de pronto, examinaremos las cuestiones desde nuestro punto de vista nacional.

Nos hemos convertido en un pueblo pobre.

Ante todo, se requiere una mirada clara sobre nuestra situación actual. El secretario de estado Schiffer la califico de “inabarcable” en su prolongado discurso en la camarada de comercio berlinesa. Esto es solo parcialmente exacto. Abarcable es el tremendo endeudamiento de nuestra economía nacional, la inaudita desvalorización de nuestra moneda, en suma, el hecho de que de la noche a la mañana nos hemos transformado en un pueblo pobre.  Las cargas que nos son impuestas por la concertación de la paz, obviamente, no pueden pasar inadvertidas. Las obligaciones ya existentes alcanzan, como hemos visto, a 250 mil millones en cifras redondas. Supongamos por una vez que la ententé nos imponga en alguna forma otros 50 mil millones de indemnizaciones por la guerra, entonces tenemos en total alrededor de 300 mil millones de deudas.

Por difícil que resulte incluirlo en el estrecho marco de este tratado, han de decirse en este lugar algunas palabras sobre la magnitud del patrimonio nacional alemán. Las investigaciones de Helfferich y Steinmann-Bucher calculan el patrimonio nacional alemán en alrededor de 350 mil millones, a tales comprobaciones, por mucho cuidado que se haya tenido en su elaboración, solo se les puede asignar un valor relativo. En realidad solo son validas para épocas de economía no perturbadas. Pero también entonces son engañosas, pues han sido incluidas las posesiones estatales y comunales, como, por ejemplo, también las construcciones de caminos, desvíos de ríos, etc. Es evidente que si bien la producción de tales trabajos ha demandado ingente dinero, en realidad no tienen un valor propio. Un mejor cartabón para el importe del patrimonio nacional son los llamados bienes imponibles, tal como resulta de las declaraciones impositivas para el aporte militar o el impuesto sobre bienes para la guerra. De ello resulto una suma total de 192 mil millones, por lo tanto considerablemente menos que de acuerdo a las enumeraciones de Helfferich.  Se podrá hacer a esta suma un recargo de alrededor del 10% conforme a las experiencias, para pequeñas fortunas legalmente eximidas de impuesto y un aditamento aproximadamente igual para “reservas ocultas”.  De cualquier modo me parece utópico hablar de un patrimonio nacional de más de 250 mil millones. Pero también esta cifra tiene un valor muy relativo.  Lo mas acertado seria desistir del concepto de un patrimonio nacional captable numéricamente y llegar al reconocimiento de que el patrimonio nacional encuentra su expresión exclusivamente en la fuerza laboral y corporal de toda la nación, que por lo tanto pertenece a ordenes de magnitud que no tienen nada que ver con el mas estrecho concepto de capital. Por cierto, debemos ver una ulterior fuente del patrimonio nacional en la existencia de riquezas del suelo, bosques y tierra fértil, pero también estas cosas no pueden ser traducidas en cifras, ya que varían de cero a infinito, según que las riquezas del suelo estén sin explotar o que a base de peritajes geológicos sean calculadas en miles de millones de toneladas de carbón, etc.

No nos olvidemos que Alemania en realidad es un país pobre. En lo referente a riquezas del suelo esta muy por debajo de la mayoría de los países vecinos, sin hablar de las inmensas riquezas del suelo del imperio chino, indio y americano. En cuanto a la fertilidad de su tierra es muy inferior frente a las regiones bendecidas de la tierra negra rusa, en comparación con las zonas fácilmente productivas tropicales y subtropicales. Así nos queda en último término la fuerza de trabajo y la voluntad de trabajo de nuestro pueblo, así como la existencia de suficiente trabajo, y debemos ver bien claro que en esta situación efectiva no se puede hablar de empréstitos consolidados, de una seguridad material para nuestros títulos de deudas[25].

Ya se trate de empréstito de guerra a interés o de un billete del Reichsbank sin interés, detrás de ellos esta únicamente la fuerza impositiva de todo el pueblo, y que otra cosa es la fuerza impositiva sino una función del rendimiento laboral de toda población[26].  Debemos esclarecernos brevemente sobre otro complejo de problemas que ha sido planteado aquí, y ello es acerca de las partidas principales de nuestras fuentes de recursos y gastos estatales. Existe un extraño contraste entre el amplio espacio que el problema de la obtención de dinero ocupa en nuestra vida privada y el interés que manifestamos por lo grandes problemas de nuestra política financiera estatal, y sin embargo no existe ninguna diferencia esencial entre la economía privada y la economía nacional. 

Las partidas principales de los ingresos estatales son: primero, los producto netos de los correos y ferrocarriles, segundo, los provenientes de minas; administración de bosques y otras empresas estatales, tercero, las tasas aduaneras e impuestos indirectos, y cuarto, los impuestos directos[27].

¿Como se presenta la situación en Baviera?

Para no dedicarse a cuestiones tan eminentemente practicas sino solamente a análisis teóricos, quiero explicar brevemente en base al presupuesto bavaro[28] las distintas partidas según su orden de magnitud. El correo, el telégrafo y los ferrocarriles[29], arrojaron 120 mil millones, los bosques, las minas, etc. Alrededor de 40 millones; los impuestos indirectos 53 millones y los impuestos directos 60 millones. Otros 67 millones provinieron de sellos, derechos, impuestos sucesorios, tasas inmobiliarias, trasferencias por parte del Reich, etc.

¿Como se presentan los gastos? Encontramos aquí en primer lugar las erogaciones para el pago del interés de la deuda estatal, inclusive los empréstitos ferroviarios con 85 millones. Para la casa real 5 millones, administración de justicia 27 millones, administración interna 40 millones, iglesias y escuelas 51 millones, administración financiera 13 millones, gastos para fines del Reich 50 millones, pensiones 36 millones. Gastos diversos 5 millones. Un superávit de ingresos de 27 millones equilibro entonces en ese año feliz de las finanzas bavaras el presupuesto anual.  Pero dentro del marco de nuestros pensamientos nos interesan solamente los gastos que pueden suprimirse por el quebrantamiento de la servidumbre del interés. Aquí por su naturaleza esta en primera línea el gasto para el pago del interés de la deuda estatal con 85 millones, agregado a ello la mayor parte de nuestro dispendio para la administración financiera con unos 10 millones, además una gran parte de los gastos para fines del Reich, para los cuales asignaremos la mitad con 25 millones, y finalmente quedan eliminados actualmente los dispendios para la casa real con 5 millones. En total: 125 millones.

Ya antes de la guerra con finanzas ordenadas se hubiera podido prescindir de todos los impuestos directos e indirectos.

La eliminación de todas estas partidas significa la posibilidad del renunciamiento a la recaudación de todos los impuestos directos e indirectos, que, como hemos visto, aportaron 53 y 60 millones que sumados alcanzan a 113 millones! Ahora bien, no somos de ninguna manera de opinión de que los directos e indirectos han de ser abolidos por completo, pues dentro de limites razonables actúan sin duda por una parte como educadores, por otra parte como reguladores[30].

Seguramente no es sino justo y equitativo que el ingreso de propiedad fundada permanezca sujeto a un impuesto escalonado moderado, pues el estado también debe asegurar con sus medios de poder la propiedad; aparece como igualmente oportuno que el comercio y la industria contribuyan, de sus ganancias empresariales, con los correspondientes pagos de impuestos, para ellos el estado también debe cuidar el mantenimiento y ampliación de las vías de comunicación publicas, etc.

En el terreno de los impuestos indirectos, una enérgica ampliación de todos los impuestos puramente de lujo podría actuar en forma reguladora en el mejor sentido, ¡mientras que todos los alimentos y necesidades populares deberían quedar exentos de impuestos! La consecuencia de tal política impositiva no habría que buscarse en el elevado resultado financiero; esto no hay que pensarlo, ya que para la gran masa de la población no ha de ser una verdadera carga impositiva, sino solamente un recuerdo de que el hombre es no solo un individuo, sino también un ciudadano y que además de derechos ciudadanos también tiene deberes ciudadanos. Los productos no han de emplearse, en realidad, para aliviar las empresas estatales redituables, cuyas rentas netas, como hemos visto, son suficientes para pagar sufragar los gastos ordinarios del estado en los rubros de educación, cultura, administración de justicia, administración interna, etc. Han de ser utilizados para propulsar tareas culturales especiales del estado, para las cuales dentro del marco del presupuesto estatal ordinario jamás hubo a disposición medios adecuados. Pienso aquí, en primer termino, en hogares para lactantes, institutos para ciegos e inválidos, guarderías infantiles, protección de la madre, lucha contra la tuberculosis, contra el alcohol y las enfermedades venéreas, para la construcción de ciudades, jardines y colonias, en especial para el alojamiento y mantenimiento humanamente digno de nuestros lisiados de la guerra.

Nuestra mirada se amplia vemos una tierra nueva. ¿La abolición de todos los impuestos podría significar el quebrantamiento de la servidumbre del interés? Lo significaría si hubiésemos salidos como pueblo vencedor de la gigantesca lucha. Así que no nos regocijamos demasiado pronto, de ello se encargaran los gravámenes impuestos por nuestros enemigos. Pero de cualquier manera, vemos tierra nueva en base al examen recién efectuado, aunque muy sencillo, de nuestro presupuesto estatal bavaro. En trazos fundamentales encontramos condiciones muy similares en los restantes estados federales alemanes, y no se exagera demasiado al decir que de los excedentes de las empresas estatales redituables, o sea los ferrocarriles, correos, telégrafos, bosques, minas, etc., todos los gastos estatales para la totalidad de la administración de la justicia, para la totalidad de la administración interna incluso las construcciones estatales, todos los gastos para educación y cultura, así como para fines de culto, se pueden costear sin dificultad. Esta realidad no es una vana utopía sino una consecuencia de estructurar nuestra política económico-financiera sobre bases orgánicas y naturales.

El interés lo encarece todo.

¿Por que es así? El interés se ha introducido subrepticiamente. A causa del pago de interés se le encarece a la población los alimentos; a causa de los intereses se gravan el azúcar y la sal, la cerveza y el vino, los fósforos y el tabaco e innumerables otros artículos de la necesidad diaria con impuestos indirectos[31]. Debido a los intereses deben ser recaudados impuestos directos, que se dividen en impuestos territoriales, que se cargan sobre los cereales encarecidos; impuestos inmobiliarios que provocan el alza del alquiler; en impuestos industriales, que gravan el trabajo productivo; en impuestos a los réditos, que rebajan en forma ineludible el modo de vida de los funcionarios y empleados y todos los que están a sueldo fijo, y finalmente en ultimo termino, avaro en el dar, insaciable en el tomar, viene el capital prestamista con los impuestos a las rentas de capital. De 253 millones de rentas de capital declaradas como percibidas fueron pagados en Baviera en base a las declaraciones de impuestos del año 1911 tanto como 8,1 millones de impuestos estatales.

Hemos visto que toda renta de capital, todo interés de capital debe ser procurado exclusivamente por el trabajo de todo el pueblo. Hemos visto que el pago de intereses por las deudas estatales importan la partida mayor en nuestro presupuesto estatal, y hemos visto que los contribuyentes de rentas de capital aportan solo una muy modesta contribución a los ingresos estatales.

De acuerdo al orden de magnitud, el capitalista paga de los impuestos estatales directos en Baviera, en 1911, con 8 millones de 60 millones; suma total de los impuestos directos, solo un octavo hasta un sexto. Los impuestos directos son de acuerdo con el orden de magnitud alrededor de un quinto de la totalidad de los ingresos estatales. Por lo tanto, el capital prestamista efectúa solo aproximadamente un aporte de un treinta-avo a un cuarenta y ocho-avo en atención de las necesidades estatales totales.  No tenemos intenciones de negar que la legislación impositiva, en los últimos años especialmente durante la guerra, ha recurrido en mayor grado a las rentas de capital, pero la imposición directa reforzada prácticamente corrió paralela, de modo que la relación de magnitud apenas se ha desplazado.

El presupuesto del Reich esta asfixiado por los intereses.

El cuadro recién se hace horroroso cuando examinamos nuestro presupuesto del Reich. Aquí las condiciones son de por si mucho mas desfavorables. El Reich no tiene las fuentes impositivas de que disponen cada uno de los estados federales. Los impuestos directos están reservados a los estados federales, las empresas redituables del Reich se limitan al correo del Reich y al ferrocarril del Reich, por lo tanto, solo quedan las tasas aduaneras y los impuestos indirectos.

El orden de importancia de estos recursos del Reich (véase anuario estadístico para el Reich alemán, años 1917 y 1918) fueron en el año 1915:

Mil millones coreo y ferrocarril del Reich, 0,7 mil millones las tasas aduaneras, mil millones de impuestos indirectos, 0,8 mil millones de entradas especiales (contribución militar, matriculas), etc. También aquí nuevamente el mismo cuadro. Más de un tercio, es decir 1,3 mil millones devoro ya en el año 1915 el pago del interés de la deuda del Reich. También aquí ha vuelto a inmiscuirse el capital prestamista. También aquí recurre para su satisfacción a todos los impuestos indirectos. El azúcar paga 163 millones, la sal 61 millones, la cerveza 128 millones; tabaco, aguardiente, vino espumoso, medios de alumbrado, materias inflamables e inmuebles y otros pequeños recursos impositivos tuvieron u concurrir para reunir penosamente mil millones, que luego fluyeron íntegramente a los bolsillos de los capitalistas.

Actualmente la consecución solamente de los intereses debitívos del Reich es un misterio. 8 mil millones son devorados, pues, solamente por los pagos de intereses de nuestro empréstito de guerra de 100 mil millones, así como los restantes créditos de guerra. Los ingresos de correo y ferrocarril apenas pueden ser ya aumentados, las tasas aduaneras ya apenas nos será permitido recaudar, por lo que no quedara otro recurso que quintuplicar o decuplicar los impuestos indirectos. ¡Una imposibilidad! La noción clara de que solo y únicamente el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero puede traernos la salvación, ¡es lo que necesitamos!  Un enorme auto-engaño fue toda la política del empréstito de guerra. 100 mil millones tomo prestado el pueblo alemán de si mismo para su guerra. 5 mil millones de intereses se prometió a si mismo para su guerra; 5 mil millones de impuestos ha de pagar por lo tanto. El provecho solo lo obtiene el gran capitalista, que percibe tanta renta del capital que le resulta imposible gastarla, y mediante el impuesto a la renta de capital, se advierte que solo se le quita un porcentaje muy modesto, como hemos visto.

El egoísmo mezquino no debe ocultar la meta.

Espero que ya ahora, mediante los grandes trazos de mi demostración, haya podido ahuyentar la alarma humanamente comprensible de muchos lectores por la eventual perdida de sus subvenciones de interés provenientes de sus hermosas cedulas. Es una gran autoilusión, y al efecto me pondré en el limite superior de una situación económica burguesa holgada.  Tomemos por caso que el ingreso laboral de un jefe de familia es de 10.000 marcos, mas 5.000 marcos de renta capital, entonces había que pagar por ello alrededor de 1.500 marcos de impuestos directos, además bajo forma de los alquileres caros por lo menos 1.000 (1.200 marcos por el eterno alquiler); otros 1.000 marcos posiblemente sean consumidos por los impuestos indirectos de la familia de cinco a seis cabezas, y ya se ve ahora que aun bajo las felices condiciones impositivas de años anteriores no queda mucho de las hermosas rentas del capitalista pequeño y mediano.  Hoy en día no puede hablarse de que “quede algo”; al contrario, una parte considerable del ingreso laboral, si se observan los actuales fantásticos planes impositivos, también será consumida por los impuestos.

Provecho saca solo el gran capital.

Muy distinta se presenta naturalmente la cosa para el gran capitalista, que, digamos, solo percibe un millón de rentas de capital (gente así la hay hoy en Alemania en bastante cantidad). En concepto de impuesto a la renta de capital este feliz, tomado por lo alto, paga 50-70.000 marcos. Por impuestos indirectos no paga tampoco más que el jefe de familia del ejemplo precedente. Para el gobierno de la casa, aun en los actuales tiempos de carestía, pude por cierto vivir bastante cómodamente con 40-50.000 marcos.  Le quedan en efectivo redondos y neto 900.000 marcos, de los cuales percibirá en el próximo año al 5% de interés nuevos 45.000 marcos de interés por préstamo, y ello “conforme a la ley”, a cargo de la población trabajadora.

El pequeño rentista será indemnizado.

El pequeño rentista, que vive solo de sus intereses, quedaría sin duda perjudicado. Si es apto para el trabajo, naturalmente tendría que decidirse a procurarse ingresos a través de una actividad productiva. Con eso se colocaría entonces en mucho mejor situación que los millones de sus compatriotas que no poseen nada salvo su capacidad de trabajo física e intelectual. Si no quiere hacerlo, entonces debe consumir su fortuna.  Durante 20 años puede en definitiva vivir de ella, si como hasta ahora gasta el 5% de interés en concepto de consumo del capital básico. Para personas que no están en condiciones de trabajar, o que están debilitadas por enfermedad y edad, naturalmente debe asegurarse una existencia correspondiente mediante ampliación de la previsión social para todos los sectores de la población[32]. Tengo la siguiente idea acerca de la previsión social:

Supongamos que una señora mayor, una viuda, que hasta ahora ha debido vivir de los intereses de un capital de 60.000 marcos, se ve privada de su fuente de ingresos por el quebrantamiento de la servidumbre del interés legalmente establecido. Aquí, mediante una generosa ampliación de la política de rentas vitalicias se daría oportunidad a dicha persona de percibir una renta vitalicia correspondiente a su capital, pudiéndose en este caso hasta aumentar la renta anual con respecto a los intereses devengados hasta ahora, para dar también a este sector de personas una cierta compensación por el valor monetario decaído. De modo que, por ejemplo, contra los 60.000 marcos entregados en títulos de deuda del Reich, de los estados o de cedulas hipotecarias, podría ser otorgada una renta vitalicia anual de 4.000 marcos. Si la viuda tiene hijos y les quiere transmitir en herencia una parte de los bienes, puede quedar a su libre decisión transformar solo 40.000 marcos en una renta vitalicia, mientras que los restantes 20.000 marcos quedan preservados para los hijos. De los 40.000 marcos también podrían, según la antigüedad de la renta vitalicia, ser otorgados hasta 1/12 del capital entregado a solicitantes. También aquí habremos de señalar nuevamente que por el quebrantamiento de la servidumbre del interés es costo de vida de la viuda se vera notablemente abaratado a causa de la supresión de los pesados impuestos.

Sobrepasaría ampliamente el marco de este escrito investigar en detalle los intereses personales de determinadas capas de la población. Tampoco puede tratarse en una exigencia tan revolucionaria para los intereses personales, y no obstante se comprobara en los resultados de la idea que las consecuencias saludables, en definitiva serán en provecho de todos.

El interés es una carga para nuestros hijos.

Precisamente en el problema abordado mas arriba de la supresión de intereses de los empréstitos de guerra, he tratado de poner en claro que el pequeño capitalista, es decir, todos los cientos de miles que en virtud de una propaganda mas que norteamericana para la suscripción de los empréstitos de guerra han sido inducidos a entregar sus ahorros, no solo no tienen nada de sus intereses, ya que ellos mismos deben pagar los impuestos para ellos, sino que con la legislación impositiva adecuada a la preservación del gran capital deben contribuir a pagar los impuestos de las suscripciones millonarias. Pienso que, fuera de estas consideraciones absolutamente reales, ya solo un llamado de todos los tenedores de empréstito preocupados por el bienestar de sus hijos debería ser suficiente para aceptar como perfectamente natural la renuncia al interés perpetuo de las obligaciones del Reich. ¿Que pierde en verdad el patriota que ha dado a su patria en la emergencia suprema 10.000 marcos en este caso, sino un derecho usurero de cobrar 50.000 marcos solo en intereses dentro del periodo de cien años, sin que por ello el capital se hubiera desgastado en los mas mínimo? Eternamente sus hijos y sus nietos deben trabajar para que ante todo puedan ser pagados estos intereses. La cuestión del reembolso de las sumas prestadas puede ser solucionada de distinta manera. En mis breves ideas-guías sobre el problema en cuestión, que he presentado al gobierno del estado nacional de Baviera el 20 de noviembre del año pasado, he hecho la proposición de sustituir el pago de interés por el reembolso en 20 cuotas anuales del 5%. Creo poder hacer a continuación una propuesta mucho mejor aun, que por su simplicidad seguramente merece la preferencia: “los títulos del empréstito de guerra son declarados bajo supresión del pago de interés, moneda legal”[33]. Este es el huevo de colon. Los títulos de empréstito permanecen tranquilamente en los depósitos, solo que no tienen cría, de la misma manera que un libro, o un armario, u otro objeto consumible que se ha prestado a un amigo.
La sustracción de los valores de interés fijo significa el saneamiento del orden económico y social.

Si se necesita dinero, sencillamente se va a buscar un titulo del empréstito de guerra y se paga con el. Tanta belleza y valor-papel como los restantes billetes de 10, 20, 100 y 1.000 marcos en definitiva también lo tienen las cedulas del empréstito de guerra. De una inundación del mercado con moneda legal no se puede hablar con una transferencia tan libre de sacudidas, de la política del interés a la economía nacional libre de interés. Pues los títulos de empréstito de guerra se encuentran ya todos bien guardados y cuidados en las cámaras acorazadas de los bancos u otros escondites considerados por el pueblo a resguardo de ladrones, tales como la media de lana o el estercolero. Es que no puede ser negado el hecho de que la moneda legal papel emitido con un monto de aproximadamente 40 mil millones tampoco esta en circulación, sino atesorados en su mayor parte en la forma descripta mas arriba[34]. Nuestra necesidad de moneda legal era también en los tiempos de la alta coyuntura antes de la guerra solo de unos 4-5 mil millones, y queda enteramente descartado que en la actualidad pudiéramos necesitar mas del doble de esta suma, en vista del cada vez mas generalizado servicio de pagos por cheques.

Exactamente de la misma manera se habrá de proceder lógicamente a la supresión del interés para todos los valores de interés fijo. Para estos valores, así como para los valores de dividendo será, empero, mas recomendable el “reembolso” propuesto originariamente para todos los valores, en 20 0 25 rentas anuales, así en especial también para las hipotecas. El quebrantamiento de la servidumbre del interés para las hipotecas significa, sin duda, la solución del problema de la vivienda, la liberación de los alquileres exorbitantes. Asimismo tampoco es comprensible por que el dueño de una hipoteca ha de tener de la suma prestada una vez, goce eterno de interés, por que le ha de estar destinada una afluencia fácil e inacabable de bienes. Una baja de los alquileres, solo repetimos, podrá producirse en la medida en que ella se produce espontáneamente por el reembolso efectuado de las hipotecas.

Solo una cosa ha de destacarse con toda nitidez, que el quebrantamiento de la servidumbre del interés no tiene nada absolutamente que ver con el autentico trabajo creador de valores, y productor de bienes. Por el contrario, como hemos visto, todo el pueblo trabajador será liberado de un peso sordo, inexplicable, agobiante. Nuestra vida será depurada de un veneno letal.

La lucha contra el interés no es nueva en la historia de los pueblos.

Cuan justamente ha sido reconocido en el curso de la historia la trascendencia del problema del interés, lo apreciamos por el hecho de que en todas las épocas y en todos los pueblos el problema del interés ocupo a los hombres.

En el viejo testamento encontramos en distintos lugares, así 3° mois. 25, 5° mois. 15, reglamentos sobre condonación de intereses de tal manera que el séptimo año había de ser cada vez un año de jubileo o de condonación anunciado por trompetas, en el que habían de ser perdonadas todas las deudas a los conciudadanos.

Solón abolió en el año 594 a.c. Mediante una ley, la servidumbre personal por deudas. Se llamo a esta ley la gran seisajteia (liberación de cargas).  En la antigua roma la lex gemicia del año 332 a.c., prohibía lisa y llanamente a los ciudadanos romanos tomar intereses.  Bajo el emperador Justiniano fue promulgada una prohibición del interés de intereses, con la prescripción de que no se permitía seguir exigiendo intereses cuando los intereses atrasados habían crecido al monto del capital originariamente prestado.

El papa León I el grande, promulgo en el año 443 un prohibición general de tomar intereses; hasta entonces solo había sido vedado a los clérigos exigir intereses por sus prestamos. Ahora la prohibición de intereses se constituyo en parte de la ley canónica y en una prescripción obligatoria también para el laico. Paulatinamente también la legislación secular se adhirió a los conceptos canónicos, y hasta prohibió el préstamo a interés bajo pena de muerte. Encontramos esto en las reglamentaciones policiales del Reich de los años 1500, 1530 y 1577[35].

Por cierto, tales leyes fueron muy combatidas y frecuentemente aludidas, y en esta brevísima mirada histórica retrospectiva solo mencionaremos aun la asombrosa circunstancia de que, mientras la ley canónica prohibía a los cristianos el préstamo a interés, ello era permitido a los judíos.  Seria extraordinariamente interesante investigar el grado de expoliación que condujo a estas violentas medidas de supresión de la usura. Seria especialmente valioso dilucidar que poderes y fuerzas son los que han roto siempre de nuevo las prohibiciones del interés.  En la edad media se procedía con frecuencia en forma sumaria con los usureros. Los campesinos o ciudadanos esquilmados se unían y mataban a los usureros. Hoy en día hemos entrado en una fase de evolución muy distinta del problema del interés.

 Tales ajusticiamientos se desaprueban profundamente. Y tampoco se trata ya de síntomas patológicos circunscriptos a determinadas regiones, que pueden ser combatidos mediante la extirpación del foco de pus: se trata de una grave enfermedad de toda la humanidad habremos de destacar que es en nuestra civilización, fundada precisamente en la internacionalidad de las relaciones económicas, en donde el principio del interés alcanza un desarrollo tan criminal. Por otro lado, los antecedentes históricos señalados tampoco pueden constituir una analogía para las condiciones actuales. Cuando los babilonios se impusieron a los asirios, los romanos a los cartagineses, los germanos a los romanos, no había una continuación de la servidumbre del interés; no había potencias mundiales internacionales.

 Las guerras tampoco eran financiadas con préstamos, sino con riquezas acumuladas durante la paz[36]. Una muy interesante compilación sobre este punto nos la proporciona David Hume en su tratado sobre el crédito estatal. Recién el tiempo moderno con su continuidad en la posesión y su derecho internacional permite que los capitales prestamistas alcance a lo inmensurable. El penique que en la época del nacimiento de cristo fue puesto a interés ya no existe, porque mientras tanto todos los derechos de propiedad debieron ceder repetidas veces a la violencia; en cambio, existe el penique que el viejo Rothschild puso a interés y existirá, en tanto siga vigente un derecho internacional capitalista como el actual[37], por toda la eternidad. Además, ha de tomarse en consideración que amplias extensiones de la tierra recién han pasado en la época moderna, de la economía primitiva a la economía monetaria. Es especialmente importante en este orden de cosas destacar que, recién a mediados del siglo pasado todas las limitaciones en las operaciones de interés y todas las prohibiciones de interés fueron abolidas. Así en Inglaterra en el año 1854, en Dinamarca en 1856, en Bélgica en 1865, en Austria en 1868, etc.  De modo que no mucho más antiguo que medio siglo es el concepto de interés considerado hoy en día como indisolublemente unido a la posesión del dinero[38]. Pero precisamente este concepto del interés ha permitido que el dinero se convierta en el poder demoníaco de dominio mundial que conocemos.  Recién a partir de mediados del siglo pasado data también el incipiente y luego cada vez mas fuerte endeudamiento de los estados frente a los capitalistas. Recién a partir de esa época vemos decaer el estado de órgano de la comunidad nacional a órgano de los intereses capitalistas. Esta evolución ha alcanzado su punto máximo con los empréstitos de guerra, que encontramos en todos los países, que sirven exclusivamente, como hemos puesto de manifiesto, a intereses mammonisticos a los que ahora, mediante la gigantesca construcción crediticia de un empréstito mundial, se proponen coronar[39].
El capital prestamista es el flagelo de la humanidad.

Esta fugaz mirada retrospectiva ha de facilitarnos romper definitivamente con la idea de que al capital prestamista le ha de ser conferido el poder sobrenatural de crecer perpetua e inconteniblemente por si mismo, dotado de una terrible fuerza esquimadora. Debemos quebrar la creencia de que el capital prestamista ha de poder estar entronizado sobre las nubes, inalcanzable a los sucesos del mundo, inalcanzable por el tiempo, inalcanzable por los instrumentos de destrucción, inalcanzable por los proyectiles de nuestros cañones gigantescos. Pues aunque casas y chozas, ferrocarriles y puentes caigan destrozados en polvo y ceniza, las hipotecas continúan en pie, los títulos de deuda de ferrocarriles y del estado no son cancelados por ello. Que aldeas y ciudades, provincias enteras caigan victimas de la destrucción bélica, ¡que importa! ¡Esto significa nuevos títulos de deudas!

Con ojos refulgentes de avidez la internacional dorada entronizada sobre las nubes observa el loco proceder de la humanidad. Y no lejos esta el tiempo en que finalmente toda la humanidad sin excepción sirva como esclava del interés al mammonismo...

El quebrantamiento de la servidumbre del interés es posible a nivel nacional a pesar de su internacionalidad.

Universal es el pensamiento; a todo el mundo debe liberar. ¡Salve la nación que primero se atreva a dar el paso audaz! Pronto le seguirán todas las otras[40]. La pregunta que frecuentemente se me ha presentado de si la idea es de alguna manera realizable a nivel nacional, la contesto afirmativamente.  Estamos endeudados internamente. Frente a las demandas de interés del extranjero, por supuesto, somos impotentes por el momento; no queda otra alternativa que pagarlos. La fuga de capitales debe ser bloqueada en la medida de lo posible, pero, así como el legislador no deja de elaborar leyes contra el asesinato, el homicidio, el fraude, etc., porque de cualquier modo siempre habrá pillos, así tampoco el pueblo en su totalidad debe dejar de efectuar un paso reconocido como necesario para el saneamiento de sus finanzas estatales solo porque un sector, no precisamente el mejor, del pueblo trata de poner a salvo en el exterior su dinero malhabido. Suponiendo que centenares y hasta miles de millones de títulos de empréstito de guerra fuesen llevados al exterior, esto no podría ser un factor trascendental para no efectuar el quebrantamiento de la servidumbre del interés, pues de cualquier modo la mayor parte de una cifra superior a los 250 mil millones de inversiones internas a interés fijo esta obligada lógicamente a permanecer en el país.

Observación final

Resumamos brevemente. El quebrantamiento de la servidumbre del interés es el medio radical para el saneamiento definitivo y perdurable de nuestras finanzas estatales. El quebrantamiento de la servidumbre del interés significa la posibilidad de la renuncia a gravosos impuestos directos e indirectos, porque las empresas de estado redituables[41] ya hasta ahora y tanto mas al extenderse a otras áreas indicadas para la socialización (navegación fluvial, suministro de energía eléctrica, transporte aéreo, etc.) arrojan suficientes excedentes a las cajas del fisco como para sufragar todos los fines sociales y culturales del estado.  Transcendiendo este punto de vista financiero, el quebrantamiento de la servidumbre del interés otorgara al trabajo creador en todos los campos la primicia que le corresponde. El dinero es remitido nuevamente al único rol que le incumbe: ser un sirviente en el portentoso mecanismo de nuestra economía nacional. Volverá a ser lo que es: un bono por trabajo efectuado, y así se abre camino a una meta mas alta, el abandono de la rabiosa codicia de nuestra época.
La idea se propone constituir un frente cerrado de toda la población trabajadora, desde el obrero sin bienes que, como hemos visto, esta forzado a contribuir en un nivel inconcebible por vía del impuesto indirecto para la satisfacción del capital prestamista, pasando por toda la capa de funcionarios y empleados, por la clase media campesina y la pequeña industria, que sienten bajo las formas de miseria de la vivienda, intereses territoriales, intereses bancarios, etc. El despotismo inmisericorde del dinero, hasta llegar a las mentes directrices, inventores y directores de nuestra gran industria, intelectuales, artistas, escritores, actores científicos, etc., así como los restantes miembros de las profesiones libres, todos sin excepción están en mayor o menor medida en las garras del gran capital prestamista, para el cual el primer objetivo de la vida se llama siempre procurar con el trabajo de aquellos: rentas, intereses, dividendos para los poderes del dinero que juegan detrás de los bastidores.

Aunque el gran capital prestamista trate deliberadamente, en tanto personificación del principio del interés, de ocultar el hecho de su ansia de predominio absoluto, por mas que toda nuestra legislación basada en el derecho romano, o sea el derecho al servicio de la protección de una plutocracia, se haya infiltrado en la conciencia de nuestro pueblo el quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero ha de llegar, como única salida para la amenazante esclavización económica de todo el mundo por la internacional dorada, como el único camino para expulsar el veneno del mammonismo que infecta y degrada la mentalidad de nuestra época.

La conversión del empréstito de guerra en haberes bancarios.

La declaración de los títulos del empréstito de guerra, etc., como medios de pago legales exigida en el punto 1 (ver mas arriba) ha provocado reiteradas veces la objeción de la inundación exagerada del mercado con medios de pago. Esta objeción es en si errónea. La inflación existe por la sola presencia del empréstito de guerra. (pero es exacto que el pensamiento en la existencia corpórea de estos papeles declarados medio de pago a pesar de ser erróneo no llega a calmarse, por lo que a pesar de su irrealidad podría conducir a manifestaciones secundarias desfavorables, con si realmente hubiera tenido lugar una nueva inflación; por eso exigimos, bajo una reforma del punto 1, la conversión de los títulos del empréstito de guerra así como de las restantes obligaciones estatales, bajo la supresión legal del interés tributario, en haberes bancarios).  Esta formulación tiene la gran ventaja de que la apariencia del empréstito de guerra como documento de valor desaparecería. Los títulos del empréstito de guerra deberían ser entregados al Reichsbank, por los bancos, financistas, cajas de ahorro, etc., y después de acreditarse el valor equivalente serian destruidos. Con ello prácticamente toda persona en Alemania adquiriría un haber bancario, una cuenta bancaria abierta sobre la cual podría disponer.

Un proceder de esta índole tendría además la gran ventaja de que no seria posible una retención de partidas mas grandes en propiedad privada, porque transcurrido un determinado plazo serian declarados inválidos los títulos no entregados. Además seria posible un control acerca de la cantidad de empréstito de guerra transferido al exterior. El ultimo punto, pese a ello, no puede impedir de ninguna manera la realización del quebrantamiento de la servidumbre del interés, pues si realmente no sentimos demasiado débiles frente al extranjero, entonces habremos de satisfacer las exigencias de intereses presentadas por el extranjero, aunque yo personalmente soy decididamente de opinión que también frente a propietarios de empréstito extranjero debemos mantener en pie la declaración de supresión de interés.

Que en caso de semejante preceder, que mostraría algo de una renaciente auto-confianza, las demandas de interés extranjeras pudieran ser impuestas con apoyo del poder de las armas, no lo creemos posible en este momento.  Seria posible además, para evita hasta la apariencia de una bancarrota estatal frente al exterior, efectuar un sorteo del empréstito de guerra, que luego podría fácilmente, en base a la estadística obtenida a través de la entrega obligatoria, ser organizado de tal modo que se sortearían precisamente primero los números que se encuentran presumiblemente en el exterior, y que seria pagados en billetes del Reichsbank. Un tercer punto seria la satisfactoria comprobación sobre la distribución del empréstito de guerra y la posibilidad que con ella se lograría, además, una recaudación extraordinariamente sencilla del impuesto a los réditos, ya que las oficinas de réditos tendrían simplemente que encargar a las dependencias del Reichsbank de cargar la cuenta del señor N.N. con tantos marcos de impuestos. De esta manera el pago de impuestos seria mucho menos doloroso (por supuesto subsistiría en toda su amplitud el derecho de reclamación del censado).

Con tal conversión de los empréstitos de guerra en haberes bancarios también podría crearse una cierta compensación social, al acreditarse al pari partidas mas pequeñas del empréstito de guerra, es decir, todas las pequeñas subscripciones de aquellos a quienes la suscripción del empréstito de guerra debe ser tenida en cuenta realmente como acción patriótica, digamos hasta 5 o 10.000 marcos, mientras que todas las suscripciones mayores podrían ser acreditadas al cambio del día. De idéntica manera serian tratados los abonos en cuenta a todos los restantes títulos estatales.

Aclaraciones especiales con respecto a la demanda de leyes en el manifiesto.

1- es completamente indispensable que todas las obligaciones estatales y comunales sean tratadas de la misma manera, ya que solo así puede ser realizada una regulación uniforme y orgánica de todas nuestras finanzas, conjuntamente con el quebrantamiento de la servidumbre del interés.

2- que el quebrantamiento de la servidumbre del interés tenga que realizarse simultáneamente en todos los restantes documentos de interés fijo ya queda aclarado por el motivo de tener que evitar una insensata alza repentina de estos documentos; esto sucedería lógicamente si solamente los documentos estatales fueran declarados sin interés. La liquidación de la deuda como tal habría de ser efectuada mediante el reembolso anual, con lo cual se produciría una constante y regular redención de la deuda de todos los objetos gravados.

3- este articulo esta en estrecha relación con el precedente, así como la nacionalización punto 5, del crédito hipotecario. El campesino o propietario de casa gravada con hipotecas sigue pagando como antes el importe que hasta ahora tuvo que pagar al acreedor, pero no ya como interés perpetuo, sino como reembolso de capital. Al cabo de 20, 25 0 30 años, según la altura del tipo de interés establecido, se habrá producido la liberación de deudas, de todas las propiedades territoriales e inmobiliarias. El banco hipotecario, por su parte, naturalmente puede seguir pagando solo durante este tiempo los intereses de la cedula hipotecaria correspondiente al dueño de la cedula hipotecaria. A raíz de esta amortización se cumple el objetivo del derecho de posesión de la comunidad sobre la propiedad inmobiliaria liberada definitivamente de las hipotecas.

Ahora bien: la propiedad inmobiliaria no endeudada tiene naturalmente el derecho al reembolso del capital invertido, así como un derecho permanente a una parte del alquiler, para solventar todos los gastos, desembolsos, etc., que también trae aparejados la propiedad inmobiliaria, como también la indemnización correspondiente a diligencias personales.  Vamos a ejemplificar esto en líneas generales basándonos en un inquilinato urbano. Supongamos que una casa tiene un valor de 100.000 marcos. Sobre ellos están inscriptos: 50.000 marcos al 4% en un banco hipotecario en primer lugar, 20.000 marcos al 5% de parte privada en segundo lugar, y 30.000 marcos importa el dinero aportado por el propietario mismo. Los alquileres son de 7.000 marcos. De estos deben ser pagados para la 1era.  Hipoteca 2.000 marcos, para la 2da. Hipoteca 1.000 marcos, para gastos, contribuciones, etc., 1.000 marcos, en total 4.000 marcos. Le quedan al propietario de la casa, por lo tanto, 3.000 marcos, como interés por el capital aportado por el, de 30.000 marcos.

Después de realizada la supresión legal del interés del dinero, la situación al cabo de 10 años es la siguiente: 1era. Hipoteca 30.000 marcos, y 2da. Hipoteca 20.000 marcos. La demanda de capital del propietario ha sido reembolsada totalmente, en cambio existe un nuevo derecho de propiedad estatal de un monto de 50.000 marcos. Con ello comienza para el estado un derecho de co-determinación sobre los ulteriores alquileres, así como la fijación de los precios del alquiler. Pero seria injusto equiparar al propietario, con vista al reembolso, con las hipotecas. Pues su capital no es puro capital prestamista que en un sentido mas estrecho debía ser afectado por el quebrantamiento de la servidumbre del interés; se trata en este caso de capital “arriesgado”, es decir de dinero invertido en un bien valioso, o sea una casa. De ahí que para el propietario hay que conceder o bien una persistencia mas larga de un usufructo de renta, o bien, un porcentaje correspondiente de los gastos de administración de la casa[42]. No es nuestro propósito hacer en este lugar propuestas obligatorias, se trata solo de sugerencias para lograr el traspaso sin dificultades de la economía del interés a economía sin interés, también en el terreno de la propiedad real. Por lo demás, y para completar el ejemplo, supongamos la situación después de 25 años; entonces todas las hipotecas han sido reembolsadas, solo los dispendios permanentes son los mismos o bien aumentados por la mayor antigüedad de la casa de 1.000 marcos a, por ejemplo, 1.500 marcos. Si el porcentaje concedido al propietario de la casa de esta suma es también 1.000 hasta 1.500 marcos, entonces se presenta así el cuadro de que 3.000 marcos en cifras redondas de los alquileres son efectivamente cargas permanentes, mientras que los excedentes 4.000 marcos de los originarios 7.000 marcos de alquileres estarían libremente disponibles. El estado tiene, por consiguiente, la posibilidad de rebajar los alquileres en mas de la mitad; hará esto, por ejemplo, en casas de obreros, o bien los ha de rebajar solamente en un 20, 30 o 40% y se procurara de la diferencia una enorme fuente de ingresos para otras necesidades estatales, en primera línea naturalmente para la construcción de viviendas nuevas a distribuir por el estado. En casas señoriales los alquileres no han de ser rebajados o lo serán en escasa medida, con lo cual quedan a disposición medios muy importantes para la construcción de viviendas mejores o para fines sociales especiales. Pero este panorama del futuro, y lo considero un perspectiva muy fructífera, muestra el derecho de la comunidad de intervenir desde ya en la determinación de los precios del alquiler en la forma esbozada mas arriba de reducción de los precios del alquiler de la viviendas obreras.

3 y 4- estos artículos exigen la socialización de la totalidad de las finanzas. Dinero es solo y exclusivamente un bono emitido por el estado de una comunidad sobre trabajo realizado. Emitir signos monetarios es uno de los derechos fundamentales soberanos del estado[43]. La falsificación de signos monetarios estatales esta bajo severísimas penas, de modo que constituye una demanda social sencillamente perentoria la de colocar las finanzas bajo el control del estado. La capacidad de trabajo de la sociedad es el único basamento de los signos monetarios[44], y solo el desconocimiento de este hecho fundamental ha conducido al deterioro de nuestra hacienda pública y a la completa anarquía de la política monetaria.
Con el traspaso (propuesto en el punto 5) del crédito personal y de mercaderías a entidades privadas, se efectúa una profunda incisión en la totalidad de la política crediticia. Para la política crediticia estatal, así como para la comunal y también para el crédito hipotecario debe perseverarse con extrema consecuencia y energía en el quebrantamiento de la servidumbre del interés, porque constituye la condición imprescindible para el estado social.

Distinto es el caso del crédito personal. De hecho postulamos también para el crédito personal la demanda de la supresión del interés, pero esta demanda no tiene ya tanta importancia. Recordamos los 250 mil millones de capital crediticio a interés fijo frente a los 12 mil millones de títulos de dividendos. Todos los créditos de esta naturaleza, acciones, participaciones, valores mineros, etc., son capital arriesgado. El rendimiento de estos capitales depende de la laboriosidad y de la eficiencia de aquellas personas a quienes ha sido confiado el dinero. Aquí, por lo tanto, esta en consideración el factor del riesgo, el peligro de perdida así como de la confianza personal. Para ello aparece ahora como antes indispensable una cierta indemnización de índole especial. El propietario de acciones, etc., no recibe ninguna indemnización o ganancia cuando la empresa a la cual ha confiado su dinero no rinde utilidad. Pierde del todo su dinero cuando la empresa se derrumba. Distinto es el caso, por ejemplo, del tenedor de obligaciones del ferrocarril del Reich. Los ferrocarriles del Reich se han perdido completamente junto con Alsacia-Lorena. Sin embargo, el tenedor de empréstitos ferroviarios sigue recibiendo sus intereses. ¿De quien? Del tributo de la fuerza laboral y del consumo de la población trabajadora.

Póngase bien en claro esta diferencia fundamental, para reconocer de una vez donde succiona el vampiro en la fuerza productora del pueblo. De modo que el crédito personal será dejado o cedido nuevamente al tratamiento personal mediante bancos privados. La eficiencia personal del solicitante de préstamo, que el banquero conoce personalmente, ha de ser nuevamente decisiva para el crédito personal. Las tasas fijadas por el estado se regulan por si mismas por la liquidez monetaria que de cualquier modo se produce a consecuencia del quebrantamiento de la servidumbre del interés.

6- lo dicho en principio en el punto 5, también es valido para los valores de dividendos en particular. En interés de la comunidad social ha de exigirse, no obstante, que también para las grandes empresas industriales se tenga en vista un reembolso del capital prestado, para producir también aquí una supresión del endeudamiento de cada una de las empresas industriales frente a aquellos que solo son dadores de dinero. Pues, efectivamente, se repite en este terreno, en escala menor, lo que hemos podido observar en el gran capital prestamista frente a todos los pueblos. También aquí el capitalista explota al obrero, al capataz, al ingeniero, al empresario, muy por igual, pues primero esta el imperativo de tener que ganar dividendos. Pero si alcanzamos el nivel de las empresas industriales y artesanales, recién entonces esta abierto el camino hacia la rebaja de los precios, de los artículos fabricados, de la entrega y distribución de la plusvalía, en parte a la comunidad, en parte a los trabajadores, empleados y responsables de cada una de las empresas, o sea, a aquellos que realmente producen bienes y valores.

7- este punto naturalmente tiene injerencia en todo el campo de la política del seguro, que análogamente puede ser organizado sobre una base libre de intereses. Las primas abonadas no pueden crecer por el agregado de intereses, sino que las compañías de seguros se convierten en cajas de ahorro, bajo la responsabilidad y el contralor del estado nacional.

8- en lo referente a la desvalorización de nuestra moneda, que solo se ha producido por la enorme masa de nuestras innumerables obligaciones, exigimos un impuesto al patrimonio fuertemente escalonado. Al respecto ponemos énfasis en la expresión “fuertemente escalonado”. Porque el impuesto a los bienes, el sellado de los billetes, etc., no es ahora otra cosa que un autoengaño, con el que se echa arena en los ojos del pueblo.  Pues aunque en todas partes yo confiscase la mitad de todos los patrimonios, la hiciese pagar en títulos y transformase a estos en maculatura, solo se lograría que haya menos papel, y a cambio de ello el factor de conversión adquiría un valor ficticio acrecentado en la misma medida. El verdadero valor siempre solo lo tienen los bienes de consumo y uso, nunca los billetes de papel. Pero esto también en última instancia, solo depende de la capacidad de producción de la totalidad de nuestra economía nacional.
Las objeciones y su refutación

Jamás una idea ha podido imponerse sin oposición, menos una idea que rompe en forma tan radical con los antiguos conceptos de la santidad e intangibilidad del interés. En las objeciones formuladas y en las que nos formularan en el futuro, siempre han de observarse dos cosas: en primer termino, la distorsión deliberada de la idea del quebrantamiento de la servidumbre del interés y en segundo, lo que hay que responder a todos los reparos honestos y objetivos.

La objeción más frecuente es la afirmación: sin goce de interés nadie prestara su dinero.

¡Es que ya no queremos que alguien preste su dinero! El crédito a interés fue la argucia, la trampa, en que entro nuestra economía, y en la que ahora esta enredada impotente (si el pueblo realmente necesita un capital mayor, entonces adquiere sin interés, solo contra reembolso en la caja central del fisco, las sumas requeridas y, eventualmente, emite nuevos billetes. ¡¿Por que ha de emitir bonos que generan interés!?). ¡Si es papel, que de interés o que no de interés, lo mismo es!  Detrás esta sola y exclusivamente la fuerza laboral, la fuerza impositiva del pueblo. ¡¿Por que gravar desde el comienzo todo gasto estatal con el peso de plomo del interés perenne?!  

Si, ¿pero como ha de cumplir el estado sus tareas culturales frente a la generalidad? Necesita, pues, dinero, y solo puede cumplir esta misión por la vía del empréstito contra el abono de interés[45]
Esta aseveración se basa en un razonamiento exclusivamente mammonistico.  Después de una lectura a fondo de el manifiesto, advertimos que la misma se propone deliberadamente engañar, porque, primero, hemos comprobado que todas las tareas culturales y sociales del estado pueden ser cubiertas sin mas de las empresas estatales redituables, de las rentas de correo, ferrocarril, minas, bosques, etc., después del quebrantamiento de la servidumbre del interés.
Segundo, el estado nacional esta a toda hora en condiciones de asegurar el desarrollo de los programas culturales especiales mediante la emisión de valores sin interés, en lugar de los títulos que producen interés, declarados regla en el estado mammonistico. No se comprende por que el estado ha de endeudarse del todo innecesariamente por tareas comunitarias como, por ejemplo, construcciones de ferrocarriles, canales y de energía hidroeléctrica, por una eterna promesa de intereses. Si de los medios corrientes de sus empresas estatales redituables no puede pagar los costos de construcción, etc., entonces no hay razón visible para que el estado no pueda hacer el dinero, ya que el pueblo soberano debe responder de el, reconociendo precisamente este dinero como medio de pago. ¡¿Por que, empero, el pueblo ha de respaldar con toda su fuerza laboral e impositiva otro pedacito de papel (el empréstito que devenga interés), que no hace sino imponer al pueblo en su totalidad un eterno tributo de interés en provecho del capitalista?!  Desechemos, pues, esta idea fija inherente al estado mammonistico. 

Es que los capitalistas, entonces, se apropiaran de los billetes emitidos y amontonaran papel moneda.
En contra de esto hablan dos factores. Primeramente, estaría cumplida automáticamente la exigencia de que la pura posesión de dinero ha de ser estéril, es decir, que el quebrantamiento de la servidumbre del interés habría sido practicado voluntariamente por los capitalistas; pues si el capitalista acumula sus billetes en casa, el mismo, ya renuncia a los intereses. Segundo, en contra el temor del capitalista por su plata, solo hay que imaginarse las noches de insomnio del acaparador papel moneda, que tiene acumuladas grandes sumas de dinero en casa y vería amenazado constantemente su patrimonio por ladrones, asaltantes, allanamientos domiciliarios, incendios e inundaciones. Estoy convencido de que el hombre de bien no resistiría mucho tiempo estas zozobras y encontraría pronto el camino al banco del estado[46]. El banco del estado llena un vale y se responsabiliza por la existencia, pero no por intereses de cualquier índole. Por lo demás, cada cual tiene una tercera posibilidad, que es la de trabajar con su dinero, crear valores y producir bienes, participar en empresas industriales, hacer cada vez mas rica y hermosa su vida, fomentar el arte y la ciencia, en fin, apartándose del culto del mammonismo, emplear su dinero en forma provechosa.
Pero, de cualquier modo, puede ser que para determinados fines se presente urgentemente la necesidad de capital privado, por ejemplo, para la experimentación de inventos, fundaciones de empresas por parte de jóvenes y eficientes obreros, industriales, etc.

Por otro lado, ¡esto no tiene nada que ver con el quebrantamiento de la servidumbre del interes! Porque hay que admitir por lógica que el capitalista, quien después del quebrantamiento de la servidumbre del interés ya no tiene oportunidad de colocar sus fondos a prueba de bomba y especular con el goce perezoso, estará inclinado mucho mas que antes a arriesgar su dinero para tales fines, que por consiguiente una escasez o necesidad en esta dirección se producirá mucho menos que hasta ahora, ¿o no es que por el contrario de los empresarios mas eficientes, de los inventores mas inteligentes se ha oído siempre la queja de lo difícil que es conseguir en el estado mammonistico dinero para tales fines, cuando no puede ser garantizada una “renta”? Además, ha de ser misión del estado venidero apoyar el progreso de toda persona capaz mediante generosa ayuda.  Para esto, en verdad, ya hubo hasta ahora en el viejo estado burocrático[47] algunos comienzos, pero tan mezquinos, que generalmente en lugar de una promoción resultaba una traba insuperable a causa de las disposiciones que acompañaban el otorgamiento de apoyo oficial.  Hagamos notar, finalmente, que disponiendo de algunos millones se podría lograr muchísimo. La alegría para el trabajo, la aplicación y la tenacidad del inventor, del ingeniero, del artesano, etc., alemanes es tan grande, que por el derecho de participación del estado en los resultados de inventos felices es altamente probable que los gastos efectuados serian reintegrados con creces (Inglaterra como ejemplo).

El quebrantamiento de la servidumbre del interés conduce necesariamente al consumo de la fortuna.
¡Oh! ¿Quien afirma esto? O, pues, bien ¡si! Para el que ha programado su vida en base al consumo de los intereses de su capital y no puede decidirse a trabajar, por cierto, esto es exacto; ese termina completamente con su fortuna en 20 años con un consumo anual del 5 por ciento. Si, pero eso esta en orden. Es que queremos precisamente el quebrantamiento de la servidumbre del interés, queremos que el estado de rentista deje de ser el mas alto ideal del ciudadano. Es que queremos terminar con este encenagamiento mammonistico, es que ya no queremos sufrir que uno, que muchos puedan vivir perpetuamente cómodos solamente de sus intereses de préstamos, es decir, ¡a costa de otros!

Vuelvo sobre el punto: tampoco es verdad que el quebrantamiento del dominio del interés conducirá a la anulación y al consumo de las fortunas, al contrario, el quebrantamiento de la servidumbre del interés impulsa la formación de capital en base al trabajo creador de valores y productor de bienes liberados de los eternos tributos de intereses. El quebrantamiento de la servidumbre del interés conduce, como hemos visto, a un abaratamiento radical de toda la vida, y nos alivia del excesivo peso de impuestos, de tal modo, que para toda persona trabajadora en el futuro la posibilidad de hacer ahorros tiene que ser mayor que hasta ahora. ¡Algo más! El trabajo productor de bienes y valores de la economía comunitaria en la industria, comercio y oficios no es trabado de ninguna manera por el quebrantamiento de la servidumbre del interés, sino, a la inversa, promovido en todo lo posible.

¿Que gana el trabajador si los capitalistas ya no reciben intereses?

¡Esta pregunta, en realidad, ya no debería haber sido formulada! Primero, fue por cierto siempre al constante grito de batalla de los obreros que los capitalistas explotan a los trabajadores. Según hemos visto clara y precisamente, que justamente el trabajador es requerido en medida preeminente bajo forma de impuestos indirectos para el pago de los intereses prestamistas.
Los lazos familiares se debilitan y rompen si no se puede dejar en herencia una fortuna a los hijos.

Pues bien, ¿como se presenta aquí el caso? De una manera muy general pienso que el dinero tiene poco o nada que ver con el espíritu de familia, ¿o es que se ha oído que niños de padres pudientes tienen mas cariño por sus padres que los de padres pobres, o es que lo padres ricos aman mas a sus hijos que los de pocos recursos? ¿Que será mas importante para los hijos, que los padres les prodiguen una educación lo mejor posible y les hagan aprender algo sólido, transformándolos en personas laboriosas, sanas y valientes, o que les dejen en herencia una bolsa de dinero lo mas grande posible? En particular habrá de ser reconocido, sin duda, un afán justificado de asegurar también económicamente el futuro de los hijos. Este afán, o sea el sentido de ahorro de los padres para sus hijos, no es de ninguna manera afectado negativamente por el quebrantamiento de la servidumbre del interés, antes al contrario. La posibilidad de ahorros se hará mayor cuando nuestra economía comunitaria este liberada del peso de la servidumbre del interés, que todo lo abarca. Hemos visto ya en el ejemplo del hombre de 10.000 marcos de ingreso y 5.000 marcos de renta que todos los patrimonios medianos y pequeños son despojados efectivamente por vía de los impuestos directos e indirectos, del alquiler, etc. No puedo repetir con demasiada frecuencia: el interés prestamista de las fortunas pequeñas y medianas es un embuste, un auto-engaño, un círculo fatal, pero satánicamente el gran capital prestamista ha difundido y proclamado la creencia en la santidad e invulnerabilidad del interés a través de la prensa que le es devota en todo el mundo. Deja participar a cada cual aparentemente del hermoso, embriagador goce del interés, para adormecer la mala conciencia que siempre esta unida infaliblemente con el goce perezoso, sin esfuerzo, del interés, para ganar compañeros de lucha cuando se trata de la defensa de este supremo bien del mammonismo.  El funcionario, el hombre de estado diría: el estado no puede sustraerse a la obligación una vez contraída frente a sus acreedores.  ¿Que quiere decir obligaciones? ¿Es quizás más moral contraer obligaciones de las cuales el estado debe saber de antemano que solo puede cumplir estas obligaciones cuando le vuelva a quitar el interés a los acreedores por el mismo monto mediante impuestos por vía directa o indirecta? ¡¿Donde esta ahí la moral?! O no es quizás mas honesto confesar: los intereses solo los puedo pagar cuando recaudo otros tanto impuestos, pero como durante la guerra necesite imperiosamente dinero, por eso cometí el engaño del empréstito de guerra; perdona, pues, querido pueblo, al final fue por ti, y ahora no vamos a seguir jugando a las escondidas, yo, el estado no pago intereses y tu, el contribuyente, no necesitas pagar impuestos para los intereses, esto simplifica mucho nuestros negocios, nos ahorramos el enorme aparato impositivo e igualmente el extraordinario aparato del servicio de interés. ¿Trato hecho, verdad? Y usted señor Scheidemann en otra ocasión no pondrá en toda columna de avisos su nombre como secretario de estado del viejo gobierno comprometido debajo de ridículas declaraciones referentes a la seguridad e intangibilidad del empréstito de guerra. Se lo se compromete a si mismo, el provecho de todo el fraude lo tiene por cierto solo y exclusivamente el gran capital prestamista.

El economista político y experto bancario declarara el quebrantamiento de la servidumbre del interés de los empréstitos de guerra y deudas del estado como imposible, porque ello será equivalente a la bancarrota estatal.  Usted perdone: ¡de cualquier modo estamos en bancarrota estatal de acuerdo con sus palabras, o lo habremos de estar! Una declaración publica de bancarrota estatal, empero, seria la mayor estupidez que podríamos hacer; agregaría prematuramente a la efectiva incapacidad de los actuales mandatarios también la confirmación histórica de esta incapacidad.  ¿Para que declarar la bancarrota, si he pasado del bolsillo derecho del pantalón al izquierdo mis 3 marcos? ¡No por eso tengo que declarar la bancarrota del bolsillo derecho del pantalón!  ¡No fue en verdad distinto con el empréstito de guerra! El Reich saca de los bolsillos del pueblo los primeros realmente existentes miles de millones, después volvieron a refluir los fondos; luego vino el nuevo empréstito, y de nuevo refluyo el dinero; otra vez se puso en acción la bomba y succiono los miles de millones, y de nuevo vino la marea roja, hasta que finalmente, tras haberse repetido el juego nueve veces, el estado había contraído 100 mil millones de deudas. A cambio de ello, el pueblo tenía en manos 100 mil millones de papel hermosamente impreso. Al principio se hizo la ilusión de que se había vuelto tanto y tanto mas rico, después vino el estado y dijo: “es terrible, tengo 100 mil millones de deudas y estoy frente a la bancarrota”, pero ¿y por que? ¡Si eso es solo un auto-engaño! Yo mismo, por cierto, nunca puedo estar en bancarrota por más que pase mi dinero de un bolsillo a otro. De modo que referente a la bancarrota estatal con vista a nuestras deudas internas del empréstito de guerra nos podemos tranquilizar plenamente. Por ese motivo no necesitamos declarar una bancarrota estatal, y el trabajo gigantesco con los tontos intereses y los grandes, pero aun más tontos impuestos nos lo podemos realmente ahorrar. ¡Librémonos, pues, de una vez de atender los negocios del gran capital prestamista! Solo el gran capital prestamista saca provecho de este embuste de empréstito-intereses-impuestos, pues a el le queda un buen pedazo de dinero, y este excedente lo paga el pueblo trabajador bajo forma de impuestos indirectos; el pequeño y mediano industrial, empero, simplemente continua aprisionado en el circulo vicioso.

El economista político dice: el quebrantamiento de la servidumbre del interés no es posible que lo realicemos nosotros en Alemania solamente; esto tiene que ser llevado a cabo internacionalmente, de lo contrario, perdemos todo crédito, el capital se evade y nosotros tenemos que cumplir frente al exterior con nuestras obligaciones de intereses.  

Reconozco que yo mismo durante mucho tiempo no he visto claro en esta cuestión. Es la cuestión más fácil, porque nos pone en correlación con el resto del mundo, sin embargo, la cosa tiene dos aspectos. Por una parte la idea del quebrantamiento de la servidumbre del interés es el grito de batalla de todos los pueblos productores contra la servidumbre internacional del interés del dinero, y por la otra es el remedio radical para nuestra miseria financiera interna. Y en realidad no hay razón para no hacer uso de un remedio solamente porque el vecino igualmente enfermo no lo aplica simultáneamente. No seria sino tontería consumada si en Alemania continuáramos dando vueltas en el círculo loco, pagando impuestos e intereses, si hemos reconocido claramente que esta graciosa actividad redunda exclusivamente en beneficio de los grandes capitalistas. De modo vayamos adelante con nuestro ejemplo liberador, liberémonos de la servidumbre del interés del dinero, y pronto veremos que la fuerza de este pensamiento liberador inducirá a los pueblos de la tierra a seguirnos.  Hasta estoy convencido de que nuestro comienzo, si este comienzo no es reprimido por los mammonistas alemanes, arrastrara consigo con irresistible necesidad a los otros pueblos.
El espatarquista (miembro de la liga Spartakus, comunista) dice: toda la idea no resulta sino en una preservación del capital, después queda todo como antes, el pobre no tiene nada y los ricos quedan.  

Si, mi amigo, es de cualquier modo difícil discutir contigo si en verdad eres comunista en lo mas intimo del alma, es decir que realmente quieres que “todo sea de todos”, si a este respecto hasta conoces los verdaderos pensamientos de los grandes dirigentes bolcheviques en Rusia, especialmente de Lenin, y los consideras justos, o sea que consideras humanamente posible los objetivos próximos de la republica soviética señalados por Lenin de la “contabilización y control general de toda la producción y distribución”.  Pero si ves perfectamente claro que este objetivo, de ser realizable, lo es solo en el mas horroroso estado tiránico, y entonces continuas siendo en lo mas hondo del corazón un comunista convencido, entonces no vamos a seguir discutiendo, simplemente no nos entendemos, hablamos una lengua extraña y el futuro decidirá si se impondrá el estado de los chalecos de fuerza que puede surgir en último caso del caos bolchevique, o el estado nuevo esperado por mi, con una economía comunitaria liberada de la servidumbre del interés. Pero si en el fondo de tu alma eres honesto, su aun posees pensamientos y anhelos por tu mujer e hijos, por un alma humana que este mas próxima a ti que un esquimal o cafre zulú, si durante el trabajo de fabrica bajo el mando del director soviético piensas que, no obstante seria hermoso tener una casita propia, un pedazo de tierra florida, si en lo mas hondo de tu alma no te puede dar una real satisfacción que como perro de la calle has de tener el derecho de usar a cualquier perra, quiero decir mujer, que cruce tu camino, si piensas solamente en ahorra algo de tu jornal, que entonces será tuyo, entonces ya no eres comunista, entonces ya has quebrado en tu corazón con tu consigna proclamada en alta voz “todo pertenece a todos”, entonces no quieres que todo pertenezca a todos, quieres que lo que deseas, mujer, hijos, casa, finca, ahorros, los tengas ya o recién esperes tenerlos, entonces, en fin, también han de pertenecerte a ti solo. Y ves, pues, mi amigo, si muy en tu interior dudas de que no te seria del todo indiferente que el primero que se presente venga y sencillamente te quite lo que has ahorrado en nombre de “todos”, te traiga otro niño y se lleve el tuyo, porque todos los niños pertenecen a todos, si es así, mi amigo, no hablamos ya cada uno un lenguaje diferente, entonces podré pedirte que examines alguna vez la idea de si el mensaje comunista de que todo ha de pertenecer a todos debe significar el fin de toda cultura, si la falta de todo concepto de propiedad con lógica concluyente no ha de rebajar al hombre a la escala del animal.

Si todo pertenece a todos, si se podría por coerción obtener un control y contabilización de toda la producción y distribución oficial en el sentido de Lenin, en el mejor de los casos se llegaría a un estado de hormigas.  Pero entonces también podemos renunciar al lenguaje, abandonar nuestra alma, nuestros pensamientos, para mudos e instintivamente realizar nuestro trabajo forzado. El fin del hombre habrá llegado.  Pero ahora basta, amigo espartaco. Deja que esta reflexión fundamental se adentre en tu corazón y tu cerebro. Una respuesta mas precisa a tu pregunta la hallaras en las respuestas a las restantes objeciones.  

Y ahora, vosotros compañeros de las dos ramas socialistas, moderados e independientes, no puedo imaginarme que de vuestro lado pueda provenir una contradicción u objeción contra el quebrantamiento de la servidumbre del interés, y sin embargo, yo debo discutir en lo fundamental con vosotros, con todo el ideario socialista empezando por Marx hasta los dirigentes actuales de Ebert, Scheidemann, Kautzsky, etc.
La voluntad socialista: elevación de la clase trabajadora, es una idea absolutamente victoriosa; hasta aquí estamos de acuerdo.

Los caminos tomados para la consecución de este gran objetivo son casi todos erróneos, porque están basados en premisas falsas, la idea marxista conduce consecuentemente al comunismo, es decir a la ruina. Pero como la socialdemocracia dice sostener otra meta, la elevación de la clase obrera, más bien de todo el pueblo trabajador, esta ahora ante un terrible dilema interno, porque las consecuencias lógicas del marxismo conducen directamente a lo contrario de lo que es la meta practica del movimiento obrero.

De este desgarramiento interno resulta la inseguridad pública en la conducción del gobierno.

Contra spartakus, y el comunismo bolchevique debe ser tratado, en razón de la gran meta práctica (elevación de la clase obrera) una línea nítida, y sus métodos, combatidos con toda potencia. Pero la socialdemocracia organizada sindicalmente se siente hoy débil frente a estos grupos radicales, porque tomo el razonamiento marxista como fundamento de la educación, y porque lógicamente todos los razonamientos marxistas conducen al comunismo. Ahora la prueba: el punto segundo dice que los caminos seguidos por la socialdemocracia son casi todos erróneos.

La campaña de azuzamiento realizada de un modo absolutamente general ha conducido a una profunda escisión de la población dentro del mismo país, los siempre repetidos insultos contra los dadores de trabajo de toda índole, y hasta de toda profesión como explotadores y vampiros del obrero manual, supuestamente el único que trabaja, ha conducido a un resentimiento injustificado y también a una sobrevaloración de la clase obrera, que hoy en día encuentra su expresión consecuente en la demanda de la “dictadura del proletariado” (manifiesto comunista). La demanda mas esencial del programa de Erfurt (el traspaso de los medios de producción de la propiedad privada a la comunidad) se ha condensado hoy en el grito por la “socialización”.

Que la socialización integral significa nuestro hundimiento económico, la bancarrota estatal total, es perfectamente claro para todo político honesto. Pero no se atreven a confesar esto abierta y francamente al pueblo.

No socialización[48], sino desocialización debería ser ahora la consigna.  Así se trata de compensar mediante fantásticos proyectos de interés los evidentes fracasos de toda socialización y expropiar por este conducto por segunda vez a los expropiadores. Esto, sin embargo, no significa otra cosa que exponer toda la economía comunitaria a la ruina completa. En lugar de un aumento, de una duplicación de la producción (tal como toda la literatura socialista la prometió para la época después de la revolución), no puede ni hablarse: ha sucedido justamente lo contrario. Lo pero, empero, seria que el actual gobierno “socialista” pensara en la negociación de grandes empréstitos extranjeros. Con ello no solo quedaría sellado nuestro hundimiento económico, sino que también nos pondríamos en forma completa en la servidumbre de la ententé, de la cual no habría salida[49]. La falta esencial, el error fundamental sobre el cual esta basado toda esta absurda cadena de conclusiones, demandas y promesas al pueblo, es la posición completamente equivoca frente al capital industrial y prestamista. El manifiesto comunista, el programa de Erfurt, Marx, Engels, La Salle, Kautzky, etc., no han reconocido la profunda diferencia entre el capital industrial y capital prestamista.
En este punto debe reorientarse toda la socialdemocracia, este error fundamental debe ser reconocido y admitido clara y sinceramente, sin titubeos. Pero, entonces, también deben sacarse sin miramientos las únicas posibles conclusiones. Estas significan el apartamiento radical del insensato y completamente erróneo ataque violento contra la industria, contra los dadores de trabajo; trabajadores y dadores de trabajo forman un conjunto, tienen la misma meta, el trabajo la producción, pues sin producción, sin trabajo, no hay vida, no hay cultura, no hay ascenso posible. Los lógicos e inevitables antagonismos entre hombres, precisamente porque son hombres, son mucho menos importantes que el gran interés común entre dador de trabajo y tomador de trabajo. Estos opuestos pueden y pudieron ser solucionados por vía del acuerdo tarifario y de la organización empresarial.

No podemos continuar aquí el análisis de estas cuestiones secundarias. Solo queremos constatar una vez más que el interés de toda la clase obrera tiene exactamente la misma orientación que el de nuestra industria nacional, de nuestra economía comunitaria nacional.

El que enseña de otra manera y pone los opuestos entre dador de trabajo y tomador de trabajo como mas importantes en primer plano, peca de manera irresponsable precisamente contra los trabajadores, pues con ello pone el hacha en la raíz del árbol que nutre y sostiene la clase trabajadora.  Pero esto es lo que ha hecho la socialdemocracia, y con ello ha cargado sobre si, la eterna culpa frente a la clase trabajadora alemana, con ello ha acarreado miseria indecible sobre nuestro pueblo, porque no puede cumplir ninguna de sus promesas, porque no puede traernos la paz de la conciliación, porque no nos puede procurar trabajo, porque de todos modos tiene que volver a elegir un poder armado, porque no puede prescindir del estamento de los funcionarios y empleados, porque debe exigir la obligación del trabajo, porque del derecho al voto general igual y directo para hombres y mujeres de mas de 20 años no puede vivir nadie[50], porque sin la seguridad garantizada por el estado de la persona y de la propiedad, deben producirse situaciones caóticas, porque sin rango y subordinación del individuo no es posible la vida social.

Así pasa una ola de desilusión profunda, desesperada, a través del todo el pueblo, y aunque muchos están lejos de ver claro al respecto, hasta ministros, delegados y “representantes del pueblo” se siguen mintiendo alegremente unos a otros afirmando que hay que proteger de la “reacción” las “conquistas de la revolución”; conceptos ambos acerca de los cuales ningún hombre de estado honesto podría decir claramente al pueblo que es lo que entiende por ellos.

Las actividades negativas de la revolución, la destitución de dinastías caducas, la abolición de la nobleza, la disolución del ejercito, en suma, la “gran demolición”, no es que digamos una “conquista”. ¡¿Y la reacción!?  El barrido régimen decadente, “por la gracia de dios”, no tiene en ninguna parte del pueblo suficiente respaldo moral como para llegar a cualesquiera acción enérgica; la burguesía es demasiado cobarde, moralmente demasiado corrupta como para animarse a una oposición a los trabajadores conscientes de su clase; de modo que la clase reinante de los “trabajadores” no tiene por que temer una reacción dinástica o burguesa.  Pero el profundo desengaño del pueblo sobre las así llamadas conquistas de la revolución, es decir, sobre la ausencia de todo real mejoramiento de la situación del pueblo, este es el gran peligro; este desengaño conduce a las grandes masas cada vez mas a la izquierda, donde se sobrepasara ampliamente lo visto hasta ahora en cuanto a promesas.

En definitiva, no se puede prometer mas el “todo a todos”. Eso es pura locura; toda idea, toda manifestación, toda actividad exagerada al máximo se vuelve finalmente locura y se convierte luego en su contrario. Así pasa también con la idea comunista de que todo ha de pertenecer a todos, pues este pensamiento termina y desemboca en ultimo termino en que todos no tienen nada. El hambre la desesperación, la miseria, la enfermedad y la penuria han hecho su entrada en Rusia; los seres humanos han perdido la alegría y hasta la voluntad de vivir[51].

Repito: el inmenso error fundamental del ideario socialista es, en último término, el desconocimiento de la honda diferencia esencial entre el capital de la industria y el capital prestamista. El capital prestamista, devorador de intereses, es el flagelo de la humanidad; el crecimiento eterno, sin esfuerzo y sin fin, del gran capital prestamista, conduce a la explotación de los pueblos, no al capital empresario industrial productor, creador de bienes. No puedo dejar de lado aquí de investigar el problema, planteando el interrogante de por que esta diferencia no ha sido reconocida; si realmente no fue reconocida, o si hasta quizá ha sido ocultada en favor del gran capital prestamista, si los conductores, los agitadores en la lucha contra el capitalismo, si los autores del manifiesto comunista, del programa de Erfurt y los dirigentes han procedido siempre con la escrupulosidad requerida.

Es de lo más grave que se ponga en duda la honestidad y seriedad de convicción de otros, y esto resulta tanto mas duro cuanto con mayor cuidado uno investiga las causas y las relaciones. Por eso no quiero tampoco yo mismo dar una respuesta a estas preguntas, sino señalar meramente las grandes y oscuras vinculaciones, con las palabras de Disraeli, el gran primer ministro Ingles lord Beaconsfield. Este escribe en su novela “Endymien”:

nadie debe tratar el principio racial, la cuestión racial, con diferencia.  Ella es la clave para la historia mundial. Y solamente es con frecuencia tan confusa la historia porque ha sido escrita por gente que no conocía la cuestión racial, como así tampoco los factores que a ella pertenecen”.

El burgués

El burgués, para quien la tranquilidad es el deber del ciudadano, como siempre cuando se trata de un pensamiento nuevo, de una demanda revolucionaria nueva, seguramente ha de estar horrorizado; lo expuesto significa para el desasosiego, pues hasta quizá tendría que ponerse a pensar al respecto. Todo cambio le resulta odioso, quiere tener su tranquilidad, y ¡ay del que toca su bolsillo! Ahora hasta se le quiere quitar sus intereses, su renta de la casa, sus intereses hipotecarios, sus intereses prendarios, en suma, lo que es su tranquilidad, su bienestar y su dicha.

De modo que no podemos dejar de examinar lo que habrán de decir los miembros de las clases poseedoras del capital prestamista. Forman sin embargo, abstracción hecha del bourgeois propiamente dicho.  Bourgeois es un tipo humano con el que no se puede hacer ya nada, el bourgeois es una rama en el árbol de la humanidad que cuanto antes se corte mejor será, son ellos los pequeños burgueses satisfechos, autocomplacientes, con su horizonte mezquino, que no son capaces de ningún entusiasmo, personas que pasan sus días en una eterna uniformidad con café, diario matutino, chop de la mañana, hoja del mediodía, almuerzo, siesta, cortar talones de libreta de cheques, chop vespertino, mesa de parroquianos habituales, mucho cine, sin comprensión para todo lo que mueve el mundo, lo que anhela la juventud, lo que necesita el pueblo, el, estado, la sociedad, despreocupado por guerra y victoria, encenagado, idiotizado, arrogante y sumiso al mismo tiempo- una clase tan amplia que es imposible pasarla por alto[52].

He aquí la objeción: por el quebrantamiento de la servidumbre del interés se aniquila el sentido del ahorro y la persona termina en el asilo.  Que el quebrantamiento de la servidumbre del interés tenga en general su influencia sobre el espíritu ahorrativo, debe ser negado decididamente. El espíritu de ahorro tiene tan poco que ver como, por ejemplo, el despilfarro con los conceptos económicos imperantes.

Espíritu ahorrativo y disipación son cualidades humanas que o bien existen o faltan, indistintamente si una época predica la idea del interés o la desautoriza.

En tiempos de transición bien puede destacarse un aumento o disminución del espíritu ahorrativo. Pero en el caso dado me inclino mucho mas a considerar que una persona razonable, con aptitudes para la economía, se diría lo siguiente: en el futuro ya no puedo contar con que podré vivir solo de mis intereses, pero quiero seguir viviendo en el futuro y también dejar algo a mis hijos, por consiguiente, debo ahorrar ahora. Este efecto debe tener en mi opinión el quebrantamiento de la servidumbre del interés sobre la mayoría de las personas, porque de lo contrario dependerán en la vejez de la ayuda oficial. Debo recalcar en la forma mas enérgica nuevamente que con el actual gravamen de la propiedad por impuestos directos y de toda forma de vida por impuestos indirectos no queda nada de los hermosos intereses, excepto cuando, y eso es precisamente lo injusto que debe ser combatido, todos los ingresos fluyen únicamente de la eterna renta de capital, de modo que una disminución del espíritu ahorrativo seguramente no habrá de temerse.
¿Es que el (aborrecible) gran capital es realmente tan estéril, no ha creado también los medios para admirables progresos que dan mayores frutos para la humanidad de lo que importa el interés del capital prestamista?  ¡No! Formular la pregunta prueba solamente que la fraseología mammonistica ha empañado nuestra clara mirada.

El gran capital no ha creado los medios para los admirables progresos, ¡sino que el gran capital ha crecido del trabajo! Todo capital es trabajo acumulado. El gran capital es en si mismo improductivo, porque el dinero en si es una cosa completamente improductiva. De espíritu, trabajo y materias primas o riquezas del subsuelo existentes o ya adquiridas por el trabajo, han sido creado valores, producido bienes, mediante trabajo y solamente mediante trabajo[53].

Pues si sobre la tierra de labranza más fértil, en la mina de carbón mas rica se echa la cantidad que se quiera de dinero, el campo no da trigo, la mina no arroja por si misma carbón! Tengamos, por fin, esto bien sabido.  Si los hombres han inventado el dinero, esto es muy ingenioso y sensato;

Pues en toda economía complicada se necesita de este (reconocido en forma general) “vale por trabajo realizado”. Pero, que a estos “ricos en dinero” les ha de ser inherente la capacidad de crecer por lo mismo hasta un grado monstruoso, y esto lo hace el dinero cuando devenga interés, esto es contra lo que nuestro mas intimo ser se rebela, esto es lo que alza al dinero muy por encima de todos los otros fenómenos terrenos, esto es lo que hace del dinero un ídolo. ¡Y todo ello no es sino el autoengaño mas monstruoso de la humanidad! Nada, absolutamente nada puede hacer el dinero por si mismo.  La mesa, el armario, la ropa, la vivienda, las herramientas, en suma, todo lo que nos rodea tiene algún valor; la mesa mas vieja, por cierto, puede servir de leña y darnos calor, pero con un billete de veinte marcos no se puede hacer nada, ni siquiera sirve para envolver un pedazo de queso.  Recién desde que los hombres han acordado ingeniosamente, para facilitar el intercambio de bienes para el consumo, extender vales por trabajo efectuado, recién con ello el pedacito de papel adquiere sentido y gracia, y es muy sensato que el campesino reciba de la mina de carbón por su trigo, no un trozo de carbón, sino dinero, o sea un bono por otro trabajo realizado, por ejemplo, horcas, arreos, arado y guadaña.  Pero con ello ha de terminar el poder del dinero.  De modo que no es el dinero el que ha efectuado los admirables progresos de la humanidad, sino que los hombres lo han hecho, su espíritu audaz, su animo emprendedor, su pensamiento inteligente, la fuerza de sus manos, su trabajo en común, o sea social. Así, orgullosa y claramente, hemos de ver las cosas. Los hombres lo hicieron, no, ciertamente, esos miserables pedacitos de papel que los hombres inventaron para simplificar la economía.
Programa ulterior.

El quebrantamiento de la servidumbre del interés no es, empero, la ultima meta de la nueva política, aunque es la acción mas radical, la única acción capaz de unir a todos los pueblos en una verdadera liga de las naciones, contra la tiranía del mammonismo que abarca y envuelve a todos los pueblos.  Pero no es lo último. Pero el quebrantamiento del interés debe preceder todos los pasos posteriores porque, como hemos visto, toma el mal mundial en la raíz, y más, en la raíz principal.

Recién cuando se haya cumplido la demanda del quebrantamiento de la servidumbre del interés, quedara abierto el camino para el estado social.  Esto debe ser claramente reconocido e impuesto a despecho de todos los poderes mammonisticos. Un estado socialista sobre un fundamento mammonistico (el grito por la socialización no es mas que la tentativa de llegar a la trustificación[54] de todas las industrias y formar en todas partes consorcios gigantescos, sobre los cuales naturalmente también en el futuro, a pesar de todos los impuestos a los bienes, nuevamente el gran capital prestamista tendrá la influencia decisiva)[55] es un absurdo y conduce por necesidad natural a un compromiso entre la socialdemocracia fuertemente contaminada por el mammonismo y el gran capital.  Nosotros, por el contrario, exigimos el apartamiento radical del estado mammonistico y la construcción de un estado según el verdadero espíritu del socialismo, en el que la idea fundamental dominante es la obligación alimentaria, donde una antigua exigencia básica socialista puede encontrar su satisfacción sensata y atinada, en tal forma que a todo miembro de la comunidad se le reconoce su derecho a la tierra patria a través de la mediación del estado en la obtención de las substancias alimenticias mas importantes[56].

Exigimos, además, como esqueleto para el nuevo estado una representación popular a través de la cámara de delegados del pueblo, que han de ser elegidos sobre la base más amplia y junto a ella una cámara permanente del trabajo, el consejo central, en el cual el pueblo trabajador expresa su palabra de acuerdo con su clasificación profesional y estructura económica. Finalmente, exigimos la responsabilidad máxima para los conductores del estado. De esta nueva estructura estatal sobre fundamento social-aristocrático se ocupara un ulterior trabajo, que aparecerá próximamente en esta misma editorial. La premisa, no obstante, para toda esta obra constructiva es siempre el quebrantamiento de la servidumbre del interés.

Mi fe inquebrantable, no, mas aun, mi saber, me hace reconocer claramente que el quebrantamiento de la servidumbre del interés no solo se puede lograr por la fuerza, sino que en todas partes ha de ser y será recibido con indescriptible jubilo, pues recordemos bien: al contrario de todas las otras ideas, movimientos y tendencias que persiguen el mejoramiento de la especie humana, mi propuesta no trata de mejorar la naturaleza humana, sino que se vuelve contra una sustancia venenosa, contra una manifestación que, enteramente opuesta al intimo sentir del hombre, ha sido inventada artificialmente, no, demoníacamente, para enfermar a la humanidad, para enredarla en lo mas hondo del materialismo, para robarle lo mas preciado que tiene, el alma. Paralelamente con ello se ha desarrollado la terrible, inmisericorde, tiranía de los poderes del dinero, para quien los hombres no son sino esclavos del interés, solo están para trabajar para la renta, para el interés.
Profundamente conmovidos reconocemos la terrible claridad y verdad de las antiguas predicciones bíblicas, de acuerdo con las cuales el dios Yahve promete a su pueblo elegido: “te daré en propiedad todos los tesoros de la tierra, a tus pies han de yacer todos los pueblos de la tierra y tu reinaras sobre ellos”.

Este problema mundial esta ahora expuesto ante todos vosotros. Los problemas mundiales no se resuelven en un abrir y cerrar de ojos, pero la idea es clara como el día. Y la acción debe ser preparada cuidadosamente, debemos hacernos cargo de que estamos frente al más formidable enemigo: las potencias del dinero que abarcan el mundo entero. Todo el poder del lado contrario, de nuestra parte solamente el derecho, el eterno derecho del trabajador creador.

¡Tendedme las manos! Trabajadores de todos los países, ¡uníos!




[1] Ya en esa época, 1919, se reconocía la misma problemática actual, la única diferencia es que sus ejecutores, como siempre ocultos en las sombras, no eran identificables con los nombres oficiales que conocemos hoy. A esto mismo que hoy conocemos como CFR, Trilateral, Bildelberg, etc, Feder lo llamó “Internacional Dorada” y Perón “la sinarquía”.

[2] Estos señores tienen nombre y apellido. Ellos, sus descendientes o sus empresas son los titulares de la mayor parte del paquete accionario del Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (un banco privado). La lista es la siguiente: Rothschild Bank of London, Warburg Bank of Hamburg, Rothschild Bank of Berlin, Lehman Brothers of New York, Lazard Brothers of Paris, Kuhn Loeb Bank of New York, Israel Moses Seif Banks of Italy, Goldman Sachs of New York, Chase Manhattan Bank of New York, Warburg Bank of Amsterdam, First National Bank of New York, National City Bank of New York, National Bank of Commerce of New York, Hanover National Bank of New York, Chase National Bank of New York, Paul Warburg, Levi P. Morton,George F. Baker, Mrs. G. F. St. George, Katherine St. George, J. P. Morgan (Equitable Life/Mutual Life), James Stillman, Mary W. Harnman, A. D. Jiullard, Jacob Schiff, Thomas F. Ryan, William Rockefeller, M. T. Pyne, Percy Pyne, J. W. Sterling, H. P. Davidson, Edith Brevour T. Baker.

[3] Dichas potencias están muy bien descriptas en la obra de Adrían Salbuchi “El Cerebro del Mundo”, libro que recomiendo.
[4] Hoy, la sumatoria de todos los bienes “reales” que existen sobre el planeta – inmuebles, industriales, mineros, productivos, etc – arroja un valor en dólares de 45 billones  (de los nuestros). La suma de todos los “bienes virtuales” – dinero impreso, dinero bancario, acciones, valores bursátiles, bonos de todo tipo, opciones a futuro, etc – arrojan un valor de 450 billones; o sea, esta burbuja virtual se encuentra inflada unas 10 veces. 

[5] Para nosotros el más claro ejemplo de este “anatocismo” (agregado de intereses sobre intereses) es nuestra deuda externa.

[6] Peor nos fue a nosotros, que durante los últimos 25 años nos han lavado la cabeza con el cuento de que las empresas no pueden estar en manos del estado. Hoy nadie puede negar que somos rehenes de las empresas privatizadas, que nos cobran lo que quieren, y los dividendos de esa explotación que hacen del pueblo argentino huyen a las potencias centrales, para luego volver en forma de préstamos sobre los cuales debemos pagar más intereses.

¿Por qué no podemos abolir todo tipo de impuestos, y centrar los ingresos a las arcas fiscales solamente en el dividendo de la explotación de los servicios públicos, a favor de la comunidad?
Porque para estos señores neoliberales es una herejía que una empresa de estratégicos servicios públicos sea propiedad del estado y administrada de acuerdo al interés nacional, y no de acuerdo al interés de la usura internacional.
[7] Aquí esto es exactamente al revés, todo es privado, con un pseudo control del estado totalmente servil a sus intereses, y cuando no pueden hacer frente a sus obligaciones (devolver el dinero a los depositantes), piden al estado que implante un “Corralito y Corralón”, y que sea el estado el que cargue con la culpa de que los bancos privados no puedan devolver el dinero. ¡Inverosímil! ¿no? Y hay mas, hoy quieren terminar de dar su golpe de gracia con la privatización del Banco de la Nación Argentina.

[8] Para no mal interpretar esto, hay que tener bien en claro que cada vez que un banco da un crédito, está emitiendo dinero de forma “escriptural” (dinero que existe en los libros, pero que no necesariamente tiene existencia física). Por este motivo el dinero “real” (papel impreso con la cara de San Martín o de Roca) que existe en circulación es solamente un 10% del total de dinero circulando en el circuito bancario (por eso cuando todos fueron a buscar su dinero, el dinero no estaba). Entonces un banco privado está asumiendo el rol de “emisor de dinero”. ¿No es esta una facultad soberana del estado? ¿Cómo puede ser que un banco privado se ponga por encima del estado y emita dinero a su piacere? Y peor el caso Argentino, que los bancos privados al otorgar créditos en dólares ¡estaban emitiendo dólares!
 
[9] Sin comentarios….¿no es acaso el FMI quien nos dice que impuestos cobrar, cuanto porcentaje hay que descontarle a los jubilados y estatales (13%), cuanto aumentar las tarifas, cuanto devaluar y a cuanto tiene que cotizar el dólar? 

[10] El autor hace referencia a la anárquica y sangrienta subversión bolchevique acaecida en noviembre de 1918. (nota del editor)
[11] En nuestro caso fueron las fatídicas promesas de primer mundo con la cual nos mantuvieron dopados durante la década menemista.  

[12] Hoy a este fenómeno se lo denomina bajo el eufemismo “Globalización”.

[13] A esta Internacional Dorada, hoy para ser mas suave Bush la denomina con otro eufemismo: “Comunidad Internacional”.

[14] Peor es nuestro caso argentino, en el cual nadie puede fijar a ciencia exacta el monto real de nuestra deuda como queda demostrado en la causa judicial “Olmos, Alejandro S/Deuda Externa”.

[15] Hoy día, luego de ver pasar delante de nuestros ojos a todo el siglo XX, esta relación es de 10:1, pero no circunscripta solo a Alemania como señala Feder, sino que a nivel mundial, grandes potencias incluidas.

[16] Argentina pagó en el 2001 14.000 millones de dólares, en el 2002 hizo una bicicleta, y en el 2003 solo Anne Krugger sabe cuanto pagaremos.

[17] También aquí se encuentra la clave para repudiar la deuda externa. El monto actual no parte de un convenio entre partes, sino mas bien de una demanda impuesta unilateralmente por el acreedor, mediante un arbitrario calculo anatocista de los intereses, aplicando una tasa que también es dispuesta en forma unilateral y arbitraria, y que nada tiene que ver con ninguna variable económica real.

Por esto podemos afirmar que al delito que hoy conocemos como “Deuda Externa”, no podemos dejar de encuadrarlo dentro de la figura penal de “exacción” (cobro injusto y violento).
[18] Las fuerzas de la usura internacional se las han arreglado para solucionar un viejo problema de la humanidad ganándole a las leyes de la naturaleza. Si se tiene una gallina, tiene cierto valor mientras ponga huevos, pero algún día la gallina morirá. La ventaja es que tal vez la gallina antes de morir se haya reproducido, y así se mantendrá el valor de la inversión, y con un trabajo arduo, se incrementará. Por otra parte, si tengo oro, nunca se morirá, ni perderá su valor, no habrá que trabajar, pero tampoco se reproducirá ni incrementará su valor. A través del mecanismo de la usura y la especulación han logrado algo que va contra cualquier ley de la naturaleza; “que el oro se reproduzca e incremente su valor”.

[19] Mas vivos fueron nuestros “Capitanes de la Industria” criollos, que evidentemente supieron que la forma de multiplicar su dinero no era produciendo y dando trabajo, sino que vendiendo su empresa a los capitales multinacionales y viviendo del interés producto de la colocación de la liquidación de su empresa en algún banco exterior. Lo que otrora fue símbolo de la “Industria Argentina” hoy ya no es mas que una sucursal de una multinacional, ej: Bagley, Terrabusi, Stani, La Serenisima,… y la lista es bien larga. ¡Menem lo hizo! 

[20] Aquí hay que hacer una diferenciación bien importante, que si no comprendemos esto nunca vamos a comprender de que se está hablando. Capitalismo no es capital. El capital es el dinero en su forma de papel, imprescindible para cualquier emprendimiento. Capitalismo es que ese dinero, que no necesariamente será en forma de papel, provenga de un sistema sobre el cual hay que pagar interés. El capital bien puede provenir de un sistema libre de interés, por ejemplo de la emisión por parte del estado para fines productivos. Bajo el régimen actual el dinero solo proviene de un préstamo, o sea que cualquier emprendimiento productivo siempre nace como deuda, cual pecado original, y su rendimiento, en la mayoría de los casos, nunca podrá superar al interés que deberá pagar.
[21] Cuando Feder escribió este tratado, Alemania terminaba de perder en la 1ª guerra mundial, y por eso se la sometió a la esclavitud de la usura. Hoy Argentina con la deuda externa está sometida al mismo tipo de esclavitud, y nadie puede decir que es producto de haber perdido en la guerra por las Malvinas, porque este timo comenzó mucho antes, en 1955 con la caída de Perón. Para ser precisos, cuando Argentina adhirió al tratado de Breton Woods (creación del FMI) en 1956; adhesión que Perón rechazó y allí podemos encontrar el verdadero motivo de su caída promovido por la usura internacional.

[22] Aquí es igual. Recuérdese el circo que implica la aprobación, cada año, de la ley de presupuesto, en la cual el “nolime tangere” son los intereses que cada año deberemos pagarle al fondo, siempre so promesa de que gracias al cumplimiento de dichos pagos el “primer mundo” nos recogerá en su regazo.

[23] Idem. Aquí cada vez que se acumula cierta cantidad de las mal llamadas “reservas”, porque no son más que papeles verdes en poder del banco central, inmediatamente aparece el debate de si se deben pagar los intereses de la deuda con reservas. Obviamente que siempre se termina pagando bajo la promesa de que dicho pago nos abrirá la puerta de nuevos créditos (????).
[24] Hoy las potencias de la usura han avanzado muchísimo en este tema. La quiebra de los estados nación soberanos no es hasta ahora una figura del derecho internacional. Y por eso las potencias usureras, con Anne Kruger a la cabeza quieren incorporar al derecho internacional la figura del estado en quiebra,  asimilando la legislación a la citada en el capítulo 11 de la ley de quiebras de los EEUU (ley que rige para las empresas), en la cual se dispone la liquidación de los activos. Y para colmo de males, toman a la Argentina como caso piloto, según queda demostrado en un artículo publicado en septiembre del 2002 en la revista del FMI titulado “Chapter 11 for Argentina”.

[25] ¡Que diferencia la nuestra! Tenemos un país rico, nuestro suelo nos proporciona todo y fundamentalmente tenemos a todo un pueblo con muchísimas, pero muchísimas, ganas de ponerse a trabajar.

[26] ¿Cuál es el verdadero respaldo de una moneda? ¿el oro, los dólares guardados en el banco central, o cualquier otro espejito? No. Lo único que debe respaldar al dinero emitido por una nación soberana es la capacidad de trabajar de su gente.
[27] Aquí, a través del lavaje de cerebro mediático que nos han hecho con respecto de que el estado es mal administrador y que las empresas para ser eficientes tienen que estar en manos privadas, se le ha amputado al estado una de sus principales y legítimas fuentes de ingresos. Que mejor que un estado que sea buen administrador de las empresas de servicios públicos, que a través de ellas pueda ejecutar un plan de desarrollo estratégico, y que fundamentalmente, gracias a las ganancias producto de la buena administración obtenga recursos para solventar todos los gastos estatales como ser educación, salud, justicia, seguridad, etc, sin necesidad de cargar a su pueblo con exigencias tributarias. Por otro lado, ¿no son acaso las empresas de servicios públicos en manos del estado una fuente de trabajo garantizada para los argentinos, sin necesidad de tener que regalar dinero a través de eufemismos tales como “planes trabajar” o “jefes de hogar”? ¡Estoy hablando de un país que a través de de una eficiente y honesta administración de sus empresas de servicios públicos sea libre de impuestos para todos sus habitantes!

[28] Los siguientes datos sobre el presupuesto estatal bavaro han sido extraídos en cantidades redondas del anuario estadístico bavaro del año 1913. Es este el último anuario estadístico aparecido antes de la guerra que da información exhaustiva acerca de las finanzas bavaras. Durante la guerra no aparecieron otras ediciones (nota del autor).

[29] El incesante incremento de los salarios y precios del material ha conducido a que el producto neto de los ferrocarriles estatales bavaros decayera en el año 1918 a 3 millones de marcos, frente al término medio de 80 millones de años precedentes. En Prusia, conforme a los informes del ministro de finanzas Simón hasta en lugar de la renta usual del importe termino medio de 700 millones de marcos, se ha presentado un déficit de 1.300.000.000 marcos. Por lo tanto, podremos pensar menos que nunca en una abolición inmediata de los impuestos directos e indirectos; mas que nunca debemos pensar en reducir de inmediato las nuevas deudas crecidas por la catastrófica política financiera mediante la recurrencia sumamente enérgica a las fortunas, en especial las mas grandes fortunas (nota del autor).

[30] En este punto, personalmente difiero con Feder. Sí es posible una sociedad con su recaudación basada en la venta de servicios públicos a la población por parte del estado y totalmente libre de impuestos. ¿Qué es un impuesto sino una forma moderna de esclavitud? Un servicio como la luz o el teléfono uno puede optar por consumirlo o no, y pagar solamente por lo que consume, pero ¿puede uno optar por no pagar el IVA al comprar productos básicos? Un impuesto sobre la propiedad, ¿no es una forma de ir expropiando el bien en cuotas? El impuesto a las ganancias, ¿no es castigar en lugar de felicitar a quien se esfuerza?

[31] Si realmente tomáramos conciencia de que cada vez que pagamos el precio de algo, una parte importante de ese precio ya de por si encarecido va a parar a las cajas de la usura para cubrir intereses, mucho mas rápido nos despertaríamos acerca de la estafa que significa el sistema financiero.

[32] Bien distante de este ideal es nuestra situación actual, en la que el dinero propio de un ahorrista jubilado de 70 años quedó atrapado en el corralito y el corralón, y no recibe por parte del estado ninguna forma de ayuda para solventar su supervivencia hasta el 2007, año en el cual podrá comenzar a cobrar sus la primera parte de sus Boden. ¡Y ni hablar de quien no sea jubilado o de edad avanzada, por más que esté desempleado! 

[33] Esto es lo que terminaron siendo los Patacones, pese a que igualmente cargaban sobre sus espaldas la trampa del interés, que para sorpresa de Ruckhauf terminaron convertidos en una nueva moneda, y al ver lo bien que terminaron funcionando porque la gente los aceptaba (a falta de pesos), muchas provincias, incluso el estado con sus Lecop, terminaron copiando la emisión de títulos para ser usados como moneda.

[34] El economista germano-argentino Silvio Gesell, ideó a principios del siglo XX un muy buen sistema para evitar el atesoramiento del dinero de forma improductiva, a través de su depreciación por no circular. Esto está muy bien descrito en su tratado “El Orden Natural Económico”, libro que recomiendo. Hasta el mismo Feder, y también Keynes, reconocen en Gesell una fuente de inspiración.
[35] En las principales religiones, tanto cristiana, como judía y musulmana, se condena a la usura. Entonces ¿a que dios sirven estos señores capitalistas? ¿No es el mamonismo la más satánica de las expresiones humanas? 
[36] Hoy nos encontramos en un punto en el cual el mundo entrará otra vez en guerra. ¡Y la ventaja que plantean es que una guerra reactivará la economía estadounidense! 

[37] A este derecho internacional capitalista vigente en la actualidad a través del “nuevo orden mundial”, se lo denomina con el eufemismo “globalización”. Y para que no queden dudas acerca de su supremacía imprimen su lema “NOVUS ORDO SECLORUM” en la unidad monetaria de los dólares en circulación.

[38] El acta de nacimiento del interés capitalista data de 1789: la Subversión burguesa acaecida en Francia consagro legalmente, de inmediato, el préstamo a interés, esto es, el principio básico del capitalismo que a través de ella había alcanzado el poder (nota del traductor).

[39] Lamentablemente Feder no vivió lo suficiente como para ver con sus propios ojos la forma en la que los usureros se superaron a si mismos, con el tratado de Breton Woods en 1946, a través del cual fundaban el FMI. Luego con este instrumento endeudarían a todos los estados del mundo.

[40] Por mas que a veces siento que nuestra gran oportunidad ya la perdimos en diciembre del 2001, no debemos temer a romper con la servidumbre del interés. No nos vamos a caer del mundo por romper con el FMI como el lavado de cerebro mediático nos quiere hacer creer. ¡El mundo es redondo y es imposible caer de él! Y tengamos la seguridad de que muchos países, principalmente todo el continente sudamericano nos seguirá en el ejemplo.

[41] ¿Son redituables las empresas del estado? A nosotros nos lavaron el cerebro durante todo el período pseudo-democrático pre-menemista que las empresas en manos del estado no podían estar porque eran ineficientes. Obviamente que en manos de corruptos, cualquier empresa privada o estatal será ineficiente. Pero la cuestión aquí pasó por otro lado. Según consta en la causa “Olmos s/deuda externa”, a las empresas públicas se las obligó a tomar créditos en dólares en el extranjero, créditos que nunca llegaban a las empresas, sino que eran retenidos en economía y utilizados para la timba financiera de los años 70/80 y luego fugados al exterior. Así las empresas quedaban endeudadas por encima de su capacidad operativa y en sus balances siempre arrojaban situaciones de quebranto. Y como resultado final de esta situación siempre se veía resentida la calidad del servicio que prestaban. Así se llegó a la paradoja de ser YPF la única empresa petrolera del mundo que registraba pérdidas, que luego de su privatización y libre ya de la servidumbre del interés de la deuda externa argentina, pasó a ser la séptima petrolera mundial. ¿Acaso no son argentinos sus operarios? ¿No lo eran antes? ¿O acaso los señores de Repsol poseen algún tipo de magia de imposible acceso para los mortales argentinos?
 
[42] Hay que hacer nota que Feder no volvería a defender este punto de vista, puesto que la ganancia proveniente del alquiler también es usura, vale decir, ganancia sin trabajo (nota del traductor).

[43] Como verán, “Emisión monetaria = Soberanía”, y los dolarizadotes nos quieren hacer creer que con el dinero emitido por otro vamos a ser más prósperos y que eso no afecta para nada nuestra independencia.

[44] No el oro, los dólares ni ningún otro engendro Cavallistico.

[45] Esta objeción aquí toma la forma de “emisión = inflación”. Este cuento es el que nos hacen aquellos que quieren reservarse el derecho a emitir moneda a nivel mundial para si mismos (el federal reserve). Yo les refuto “devaluación = inflación”. Todos nuestros procesos inflacionarios fueron producto de sucesivas y constantes devaluaciones del peso tomadas bajo el camuflaje de decisión soberana. Nunca es el dólar quien sube, es el peso que se devalúa, provocando un reacomodamiento en los precios. 


Supongamos que  existe un señor que vive en EEUU y que diariamente maneja una milla hasta su trabajo (1600 metros). Un día por disposición del Rey W se devalúa la milla porque para ser competitivos es necesario equipararla al kilómetro, entonces una milla pasa a ser igual a un kilómetro. Este señor, de golpe se encontrará que para llegar a su trabajo deberá manejar 1,6 millas, pese a que ningún fenómeno telúrico haya corrido las cosas de lugar, y toda la señalización vial deberá ser corregida. Eso es inflación producto de la devaluación.

[46] Otro lavaje de cerebro nos han hecho aquí. ¡Siempre es mejor un banco privado antes que uno estatal! ¡El estado no debe tener bancos! ¡Hay que privatizarlos! Porque un banco privado siempre responderá ante una corrida con sus fondos propios ¿?????. (Sin comentarios).  

Nunca vamos a superar este paradigma hasta que no comprendamos que el estado somos todos, y que un banco estatal es de todos, y su funcionamiento debe ser en beneficio de todos. La corrupción es un problema de otra naturaleza y que debe ser desterrado desde otro lugar.

[47] Referencia al periodo pre-weimariano (nota del traductor).

[48] El autor se refiere al capitalismo estatal marxista. Por otra parte, en la época en que redacto este escrito, 1919, aun no se había desarrollado orgánicamente la teoría del acceso de la comunidad de productores a la posesión de sus medios de trabajo (nota del traductor).

[49] Que ha sido precisamente lo que después sucedió, como saben nuestros lectores. (nota del traductor).

[50] En estos pagos conocimos a un digno representante de este hueco ideal de la Internacional Socialista que nos decía: “Con democracia se come, con democracia se educa …” y no me acuerdo que otra sarta de cuentitos más. 

[51] ¿Cómo se sienten hoy la gran mayoría de los argentinos, luego de haber creído las promesas de felicidad primermundista?
[52] Esta descripción me recuerda a la bendita clase media argentina, que nunca se puso a pensar si vivía en un país soberano, si sus dirigentes gobernaban o eran lacayos de poderes foráneos, si el cuento de la deuda era fraude, o si cuando votaron por De la Rua votaban por un tipo honesto o por un payaso que les recomendó Clarín. Eso sí, el día que le metieron la mano en el bolsillo salió corriendo a la calle con la cacerola gritando ¡puse dólares, quiero dólares!

[53] En cambio aquí nos quieren hacer creer que si no vienen capitales extranjeros a invertir, el país nunca va a salir adelante.
[54] Hoy no queda en Argentina prácticamente ningún sector que no este copado por las multinacionales.

[55] La situación de la Rusia actual y de otros países “socialistas”, donde se ha reintroducido el lucro, el interés y los empréstitos a la banca internacional, muestra la justeza de la predicción de Feder (nota del traductor).

[56] Nuestro país hoy no puede garantizar ni siquiera la subsistencia básica para sus habitantes.





.
.


Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada